Los problemas crecen mientras estamos en politiquerías

La vida del país está sujeta a una veloz dinámica. Todos los días grandes cambios acontecen en la economía, en los asuntos sociales, en las necesidades de todos nosotros los costarricenses. Los grandes problemas son muchas veces dejados de lado y las propuestas y soluciones no se abordan con el espíritu de urgencia que se requiere.

El sistema bancario del estado ha comprado junto a la CCSS miles de millones en bonos del Gobierno en moneda local. Estas compras de papel o bonos de gobierno son considerados por la CCSS y por los bancos públicos como de cero riesgo. ¿Habrán considerado una moratoria? ¿Habrán calculado el impacto en el valor de esas inversiones de una devaluación seria?  Un trabonazo del flujo de caja del Gobierno, una variación en la tasa de interés en el mercado internacional y comenzarán a venderse con descuentos que no alcanzamos a calcular ahora. Las calificadoras de riesgo denotan que el riesgo país aumenta, pero tal riesgo no es solo externo, también lo es para los mercados financieros locales.

Ser banquero no es tarea sencilla. Ser banquero requiere de experiencia, estudio, capacidad e integridad. Veamos el margen de intermediación financiera. ¿Por qué es tan grande ese margen de intermediación? ¿Por qué resulta abultado si se le compara con los promedios internacionales? La respuesta es una: ineficiencia en la banca pública. Un margen de intermediación financiera de ese calibre resulta en un significativo costo para quienes contraen  préstamos con la banca pública costarricense.  

Veamos otro ejemplo de los problemas de nuestra banca pública. La compraventa del dólar, ocurre casi todos los días en el mercado.  Más o menos la diferencia entre el precio al que compran el dólar a los costarricenses y el tipo de cambio al que venden esa moneda extrajera a los compradores  fluctúa, pero es de unos 12 o 13 colones. Este gran margen de intermediación cambiaria encarece la importación lo que disminuye el poder adquisitivo  de los costarricenses. Al mismo tiempo reduce el ingreso de los exportadores quienes han visto el tipo de cambio hacia la baja en la última década, pero los costos internos de Costa Rica crecer.  

 La banca debe de analizarse de manera detenida y positivamente crítica.   Debemos tener una banca pública, moderna y fuerte dentro de nuestro sistema de banca mixta. La combinación de banca pública y privada debe de potenciar la competencia y estimular el mejor servicio y bajar los costos a los usuarios. La banca pública es por su tamaño y por su función de trascendental importancia. Es hora de hacer un análisis de sus falencias y vicios para actualizarla y fortalecerla en beneficio de los costarricenses.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.