Una nueva y mejor sociedad

La situación mundial actual, no exime a la sociedad costarricense, una crisis que abarca múltiples aristas de suma complejidad y difíciles soluciones.  El tema salud quizás por mucho, es el más importante por solucionar, la economía global y el volver a una normalidad que, se tipifica como una nueva normalidad.  

Gracias a Dios, a directrices gubernamentales, a La CCSS y a una reacción responsable de un pueblo culto y solidario, Costa Rica por ahora, es ejemplo en el mundo, con el manejo de la pandemia.  Oportuno recordar, que aún, al éxito momentáneo de salubridad, no hay que relajarse y redoblar esfuerzos.

Si bien es cierto, “no sólo de pan vive el hombre”.  El rubro económico desestabilizó más de lo que estaba, la pobre economía nacional, la cual, mucho antes de la crisis, ocupaba una reactivación económica eficiente que, hasta el momento, no dispone de una hoja de ruta que garantice al pueblo una estabilización.

El combo fiscal que para muchos expertos fue una solución transitoria, poco efectiva y condonante con la evasión fiscal, no representó una solución integral para los diferentes sectores, menos para los consumidores de medianos y escasos recursos, que han visto reducido su poder adquisitivo, por ende, la pobreza aumentó.

Es lamentable afirmar que en Costa Rica el consumidor está desprotegido, los precios de productos y servicios carecen de regulación, están a la libre.  Cada quien cobra al antojo, la misión es enriquecerse con poca inversión y en el menor tiempo posible, sin pensar en el prójimo, la intermediación empobrece al agricultor.

El desempleo y la informalidad se disparan, la educación profesional y técnica a destiempo, gobiernos contagiados de parálisis por análisis, comerciantes manejando precios sin controles, consumidores que se hunden en la pobreza y una economía sin ideas al punto del colapso.

Una nueva y mejor sociedad, representa llegar a una nueva normalidad, con una visión humanista que implique honestidad, trabajo, responsabilidad y solidaridad de los gobernantes, honestidad, trabajo, responsabilidad y solidaridad de los comerciantes, honestidad, trabajo, responsabilidad y solidaridad de los empleados.

Una nueva y mejor sociedad, una nueva normalidad, es el sueño de la humanidad, después del ocaso de este trance, con la esperanza de un crepúsculo colmado de honestidad, trabajo, responsabilidad y solidaridad.  Es permitido soñar con una nueva y mejor normalidad, donde la humanidad le de un respiro a la naturaleza.

Sólo unidos pobres y ricos, gobernantes y gobernados, empresarios y empleados, amigos y enemigos, científicos y enfermos, se logrará llegar a una nueva normalidad, donde la honestidad, trabajo, responsabilidad y solidaridad, nos brindará una nueva y mejor sociedad.                                                                                     

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.