Pronunciamiento de la Cámara Nacional de Radiodifusión

Señor presidente Carlos Alvarado Quesada:  El pasado jueves su Gobierno le anunció al país las condiciones bajo las cuales quiere negociar con el Fondo Monetario Internacional más crédito, para hacer de nuevo lo que tantas veces nos ha dicho que hará pero no hace, para continuar haciendo … lo mismo!: gastar, comprometer nuestro futuro y a los futuros gobernantes, sin solucionar los graves problemas advertidos mucho tiempo antes de que fueran agravados por la llegada de una enfermedad.

En propósito de simplificar este mensaje:  Señor Presidente, es usted y nadie más que usted y el Consejo de Gobierno que usted seleccionó, nombró e hizo jurar el fiel cumplimiento de sus cargos, quienes tienen el deber de cumplir con las funciones que la Constitución Política les ordena.  

Son ustedes, señor Presidente y señores Ministros, quienes juraron enrumbar a Costa Rica por un camino seguro y distinto por el que al menos comenzase a visualizarse una solución democrática a los gravísimos problemas financieros, de corrupción, de quebranto del Estado de Derecho y de cuestionamiento a todos los supremos poderes públicos.

En su momento, el país le reconoció a usted el haber tenido el valor de aceptar los gravísimos problemas en que nos metió el anterior Gobierno, del que usted también fue parte.  Costa Rica creyó en su palabra!  Usted dijo «no tener nada que ver con lo que ocurría» y le prometió a las personas que si confiaban en usted … aplicaría un «Borrón y Cuenta Nueva!» para avanzar por una senda correcta.    La mayoría democrática se pronunció confiando en su palabra, en mucho gracias a los posteriores respaldos de otros que le dieron credibilidad a su dicho.

Sus palabras y promesas se desvanecieron más rápido que las de su predecesor.   Continúan ustedes sin hacer otra cosa más que empobrecer a este país; a todas y cada una de sus familias y a los trabajadores que aún cuentan con alguna fuente de ingreso, cada vez más inestable e informal.

Señor Presidente, no existe forma de dinamizar la economía que no pase porque usted y su equipo de Gobierno se preocupen por recuperar el grave daño ya hecho al sector productivo costarricense.

No es un problema de salud el que nos tiene postrados, es la mala gestión pública lo que tiene a los costarricenses sin fuentes de trabajo; es la ausencia de previsión y de políticas públicas eficientes y eficaces lo que está haciendo que las empresas cierren o emigren de nuestro territorio. 

No, señor Presidente! … no podemos tolerar que pretenda imponernos una mayor carga! … no vamos a aceptar nuevos impuestos,  ni mayores tasas a los ya existentes.   La propuesta de su Gobierno fue un desestimulo directo a la inversión y el crecimiento que no hará más que precipitar la caída de quienes aún, a duras penas, intentan mantenerse batallando.

No se quede en el borrón! … que ya han borrado a muchos en el proceso quitándoles la posibilidad de sobrevivir y crecer en forma honrada.  La obligación y la responsabilidad son suyas y de nadie más señor Presidente!.   Ya no borre tanto, y si es que se lo permiten, comience  a escribir la nueva cuenta, una que nos aleje y no la pretendida por los suyos para terminar de lanzarnos a todos al precipicio!

Los comentarios están cerrados.