La verdad sobre el desempleo

El INEC demostró la semana pasada lo que está en boca de todos desde hace meses: la falta de empleo sigue creciendo de forma alarmante.

Según el corte oficial, en mayo el desempleo alcanzó el 20,1%, es decir, en esa fecha afectaba en forma directa a 468 mil personas; sin embargo, si a esta cifra le sumamos los datos de subempleo y desalentados, entonces son más de 900 mil las personas que tenían problemas de trabajo hace dos meses.

Como el gobierno trabaja con cifras añejas, las estimaciones de los expertos señalan que a finales de este mes el desempleo alcanzará un 27%, lo que significa que 630 mil personas no tendrán empleo. En otras palabras, en solo unos días más de un millón de personas carecerán de trabajo o tendrán otras dificultades relacionadas: no se emplean suficientes horas, ya se cansaron de buscar o solo tienen trabajos ocasionales.

Como es usual, el gobierno le echa toda la culpa a la pandemia. Pero aunque no se puede negar que el Covid-19 nos afecta a todos, este es apenas uno de los factores que han disparado las altas cifras de desempleo en nuestro país.

El otro gran detonante es el aumento en la deuda, que comenzó a subir desde el primer año del gobierno de PAC. Ese incremento no vino acompañado por estrategias y políticas para crear trabajo o para realizar inversiones; o sea, solo se gastó más plata sin contar con un plan de desarrollo.

Por eso el desempleo creció. De acuerdo con el INEC, en el 2014 un 9% de los costarricenses no tenían trabajo (215 mil personas), pero ya para finales del 2018 la cifra subió a 12% (294 mil) y para marzo de este año alcanzó los 12,5% (314 mil); esto pasaba antes de la pandemia. Solo un mes después llegó al 15,7% (379 mil) y en mayo al 20,1% (468 mil).

El escaso control en el gasto público y el aumento en el endeudamiento a corto plazo, provocaron también un aumento en la informalidad. Si en el 2015 más de un 15% de la gente estaba en esta condición, hoy la cifra supera el 18%, lo que equivale a más de un millón de personas, ¡casi la mitad del total de ticos ocupados!

Ante este enorme problema, la respuesta de Ejecutivo no está en reactivar la economía y la producción para crear más puestos de trabajo, sino en subir los impuestos. Como ya se ha visto, esa medida provocó una disminución en la inversión privada, lo que significa que ante la incertidumbre y la crisis el sector privado dejó de gastar y de contratar.

Las otras acciones heroicas del gobierno han sido desangrar a algunas instituciones del país, usarlas como caja chica para seguir con la fiesta del gasto, crear unidades de espionaje y otras cortinas de humo. Pero, otra vez, las estrategias para generar trabajo y aumentar la confianza de la gente, del mercado y de las empresas están ausentes.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.