La “sindemia covid” 19 y la justicia social

La comunidad científica mundial ha cambiado radicalmente la visión sobre el COVID 19 en los últimos meses, producto del abordaje integral de esta epidemia que ha costado más de un millón de vidas a nivel global en menos de un año.  Hasta hace poco sólo las políticas epidemiológicos clásicas eran las que orientaban el manejo de la prevención de esta virosis.

Sin embargo un grupo de científicos  en la prestigiosa revista médica The Lancet ha llamado la atención a las autoridades sanitarias para que generemos una nueva estrategia con la cual enfrentar este flagelo mundial. Este nuevo concepto se denomina “sindemia”, término derivado de la combinación de las palabras sinergia y pandemia. Creado en la década de los  90 por el antropólogo médico estadounidense Merryl Singer, explica cómo  dos enfermedades  interactúan entre sí  causando un daño mayor que la sumatoria de las mismas. Esto ocurre exactamente con el COVID cuando el virus interactúa con procesos de enfermedad tales  como la obesidad, la diabetes, el cáncer o la hipertensión lo cual se une, además,  a condiciones ambientales y sociales adversas de forma que esta virosis se ensaña con las poblaciones más vulnerables y empobrecidas.

Entonces entendemos que el COVID 19 cumple con todas las características de una “sindemia”, en la cual la concurrencia de eventos sociales, económicos  y biológicos tienen como resultado una diseminación del virus, más importante en poblaciones especialmente susceptibles,  por tener factores de riesgo elevados con lo cual el resultado neto es una alta mortalidad y difícil control de la enfermedad.

Costa Rica cuenta con la bendición de un sistema universal de salud que permite un enfoque integral de los grandes problemas sanitarios, al contrario de muchos otros países adonde el acceso a la atención médica de alta calidad es prácticamente imposible. Sin embargo hemos visto cómo en los últimos años se ha deteriorado ante nuestros propios ojos el contexto socioeconómico costarricense, llegando a extremos actuales de desempleo de un 24%  y pobreza de un 26% de la población.

Como generación nos corresponde enfrentar esta “sindemia” COVID 19 fortaleciendo nuestra seguridad social y  utilizando las herramientas del diálogo y el entendimiento que el marco democrático nos permite accionar para atender, con seriedad y prontitud,  la grave situación económica y social en la que nos encontramos. Solo de esta manera podremos, como nación, podremos salir avante, diseñando una nueva estrategia país, cuyo eje sea la justicia social fundamentada en un entorno que permita el crecimiento económico, el aporte justo de cada cual y la eficiencia estatal.

Los comentarios están cerrados.