La pandemia exige cohesión

La situación del país es muy compleja: la pandemia nos azotó en medio de una difícil situación fiscal, lo que incrementó el desempleo, la pobreza y ensanchó las brechas sociales y económicas que ya existían en la sociedad costarricense.

Este panorama exige que todos los sectores sociales se cohesionen para establecer un nuevo contrato social que satisfaga a toda la sociedad costarricense.  Si fuimos capaces de hacerlo en el pasado.  ¿Por qué no lo podemos hacer ahora?

No hay vuelta de hoja, o nos unimos y remamos en la misma dirección, o nos hundimos todos, como lo dijo recientemente, Roberto Artavia Loría, exrector del INCAE, en el III Foro de Salud ¿Puede una pandemia impulsar a Costa Rica al primer mundo?  

Ya no hay tiempo para divisiones, ni para la defensa a ultranza de posiciones ideológicas, de intereses sindicales, empresariales o económicos, sino que debemos trabajar para el bienestar de todos y esto implica, no hay duda que, en determinado momento, todos tengamos que ceder, aunque sea un ápice, para reducir las iniquidades sociales que estrujan a muchos sectores de la población.

Para acabar con la pandemia y sus consecuencias tenemos que trabajar seriamente en corregir los problemas estructurales que tiene la población: promover el empleo, reactivar nuestra economía y el emprendedurismo y dejar atrás los programas de asistencialismo que ya está demostrado que no resuelven las profundas grietas sociales que aumentan la fragilidad de la población ante la pandemia.

Necesitamos una academia que baje del olimpo y que nutra de conocimientos a los diferentes sectores para señalar el camino correctivo, creativo y menos empinado.   una Asamblea Legislativa que legisle de acuerdo con las necesidades de la sociedad, un sector privado que mire más allá de los billetes verdes, una sociedad disciplinada, un poder ejecutivo resolutivo y un sector laboral consecuente con los problemas económicos y fiscales que tiene el país.

Todos, absolutamente todos, tenemos que poner de nuestra parte si queremos reducir los estragos de la pandemia.

Urge fortalecer todos los encadenamientos posibles y no tenerle miedo a las alianzas públicas y privadas para elevar el trabajo sinérgico que requiere esta pandemia, conocida hoy como sindemia, como lo planteó también en ese foro Artavia Loría y el rector a.i de la Universidad de Costa Rica, Carlos Araya Leandro.

Aprovechemos todas las lecciones que nos está dejando esta pandemia para actuar sin dilaciones, de lo contrario, será demasiado tarde.

Los comentarios están cerrados.