La compañía que nunca te falla

Panorama Digital
Panorama Digital
La compañía que nunca te falla
/

Es como cuando en la vida muchos dicen ser tus amigos, pero a la hora de la hora, cuando realmente necesitás de ellos, esa lista se estrecha al mínimo. Ese es el momento en que te podés enterar de quiénes, en realidad, lo son.

Pues en la relación entre cada uno de nosotros y la radio, se han venido filtrando algunos “amigos” que se muestran como proveedores exclusivos de un menú de servicios que ya conocíamos –porque la radio nos los ha dado siempre– pero que ahora nos los muestran como únicos, certeros e imprescindibles para nuestra vida diaria. Cualquier semejanza con las redes sociales es mera coincidencia.

Porque, de pronto, esa certeza queda en entredicho cuando un día de tantos, sin miramientos y sin aviso, nos abandonan y creen que con ello nos dejan huérfanos y expuestos a la debilidad. En esa situación volvemos la vista hacia quien siempre ha estado a nuestro lado, sin reclamos ni aspavientos: la radio. Y es que la radio es fiel compañera, nos nutre a cada minuto de información actual, cultura, entretenimiento, servicio y por supuesto, de compañía…

Por más que algunos han tratado de alertarnos de que las nuevas tecnologías lograrán desplazar de nuestra preferencia a la radio, este medio de comunicación más bien se ha venido fortaleciendo, cimentado en el afecto, la simpatía, el cariño, pero sobre todo el respeto que, desde siempre, aprendimos a profesarle. Una devoción que se nos ha transmitido de generación en generación.

Sí, claro, en medio de esa trayectoria incomparable, la radio viene adoptando a las redes sociales como una herramienta de complemento, nunca de sustitución.

La reciente realidad nos comprueba cómo mientras la fragilidad de esas redes no solo amenaza con fallar, sino que lo cumple y puede dejar aislados a unos pocos, la solidez y estabilidad de la radio le permiten estar siempre presente, a la mano, a la disposición de todos y en todo momento. Por ejemplo, millones ni se enteraron de que se cayeron las principales redes sociales, porque siguieron escuchando la radio.

Sobran entonces las razones para señalar que en un proceso electoral como el que oficialmente vive Costa Rica desde este 6 de octubre, es imprescindible para quienes aspiran a convencer a la masa de votantes, contar con la radio para garantizarse un volumen de audiencia y penetración que les permita poder convencer, sembrar su semilla y aspirar a un triunfo político. Así mismo, los electores debemos de ser responsables e informarnos en medios formales, responsables y con tradición de seriedad.

Erran quienes pretenden solo enviar su mensaje canalizándolo en plataformas frágiles e inestables que son accesibles a una minoría de la población. Llegan a las mayorías los que apuestan por la responsabilidad, el profesionalismo y los buenos resultados que brindan los medios de acceso libre y gratuito.

Definitivamente ganan quienes recurren a esa compañía que no nos falla… la compañía de la radio.