Escribir un imaginario social

A lo largo de la historia política de la humanidad los dirigentes que buscan un cambio o desean justificarse frente a un país siempre han escrito su propio imaginario social.

En Costa Rica con seguridad ya está siendo escrito por quienes desean crear chivos expiatorios y grupos o personas a quienes echarles la culpa de todos los males sucedidos para que las mismas no recaigan en ellos.

Crear un imaginario social es crear una historia, una interpretación de lo vivido de manera interesada.

En la construcción de los imaginarios sociales se agregan rasgos de verdad y a su vez hechos que den una semblanza de realidad. Muchas verdades a medias sumadas para ofrecer una gran mentira como justificación de la crisis vivida y de los dolores a los que el pueblo estará siendo sometido.

Comprenderán ustedes que los que han causado toda esta tragedia que vivimos no aceptarán haberla creado y construirán afanosamente su excusa. Construirán su imaginario social.

 En este encontrarán e identificarán al que es culpable, al que dañó a todos y sobre quien todas las culpas y los castigos sociales deberán recaer. Así se habrá construido un chivo expiatorio y los responsables saldrán bien librados de sus responsabilidades

En Costa Rica ya se está escribiendo con absoluta seguridad el imaginario social en el cuál se culpa a todos los grupos adversarios de las políticas que nos han conducido a esta debacle. En realidad, es la construcción de un imaginario para encontrar el “chivo expiatorio” de quienes gastaron sin medida, otorgaron beneficios sin capacidad de pago, contrataron más gente de la que podían pagar, pero ahora son otros los responsables del problema.

Las pruebas del gasto, de los empleos públicos, de los desperdicios, de los incentivos fuera de nuestra realidad económica si están, pero otros que pueden y serán más odiados y señalados con facilidad explicarán la crisis. Así afirmarán que la crisis es culpa de políticos que se han robado todo y empresarios que son defraudadores y por eso son ricos.

Los imaginarios son sencillos, son creíbles, incorporan verdades, para formular mentiras y excusas y desviar la responsabilidad de lo que está sucediendo. En los grupos señalados se descargará la ira social. Sobre los grupos señalados se cobrará la venganza económica y política.   Se culpará a la libertad de haber permitido el sufrimiento. Se señalará la propiedad privada como el fundamento de las diferencias sociales y el producto del robo y la defraudación. Se culpará a la iniciativa individual de haber prohijado esta catástrofe.

Este imaginario social será una historia de los culpables buscando responsabilizar a otros de sus yerros.

Los comentarios están cerrados.