El turismo sigue en cuidados intensivos

El turismo es un paciente de la crisis económica del Covid sin apoyo. El turismo del país estuvo paralizado por más de dos meses. Recientemente, la flexibilización de algunas medidas sanitarias que impuso el Gobierno para la contención de la pandemia, permitió con restricciones, la reanudación de ciertas actividades turísticas. Prontamente, y si todo marcha según lo planificado, otras actividades se sumarán a este proceso de reactivación.

Las agencias de viajes, sector que represento, están luchando por sobrevivir, pues los viajes y las reservas, tanto de negocios como de vacaciones, también se paralizaron. La gran mayoría de los vuelos comerciales se suspendieron y las programaciones evolucionarán en función de la demanda y conforme los gobiernos vayan eliminando de manera gradual las restricciones fronterizas. También, se debe recobrar la confianza de los pasajeros, y aunque sabemos que la recuperación de los viajes será lenta, debemos seguir trabajando.

A esta acumulación de amenazas e incertidumbres, debemos agregarle una más: las empresas están desfinanciadas, por el cierre virtual de los negocios durante estas semanas y no están listas para reabrir, ni mucho menos sostenerse, si no tienen liquidez, por esto, contar con capital de trabajo es fundamental para su recuperación.

El Gobierno de la República anunció el  8 de mayo,  la inyección de 900 mil millones de colones, en créditos al sector productivo, para la recuperación del país, y los empresarios turísticos nos acercamos con gran ilusión para acceder a estos fondos que nos permitirían retomar nuestras actividades. Sin embargo, lo que anunció públicamente el Gobierno es muy distante a la realidad que enfrentamos en los bancos.

Las agencias de viajes al igual que otras empresas de la industria turística topamos con un rechazo por parte de las entidades financieras, ya que aducen que no ofrecemos garantías para respaldar los créditos y que por la incertidumbre hay una incapacidad de presentar flujos de ingresos, que demuestren capacidad de repago. Inclusive, hasta nos han dicho que hay restricciones para prestar dinero al turismo debido al alto riesgo que representa, lo que nos deja la sensación de que la exclusión de nuestro sector del sistema financiero es casi automática.

En conclusión, los anuncios de 900 mil millones de colones en créditos con tasas preferenciales no necesariamente implican un apoyo contundente en la cobertura de las necesidades que tenemos, si al final, no están a nuestro alcance.

Nuestra solicitud al Gobierno de la Republica es crear un fideicomiso, con el turismo como prioridad, dónde se garantice el real acceso a los fondos y este diseñado de acuerdo a nuestros ciclos productivos, esta es la única forma de evitar que muchas empresas que están al borde de la quiebra, deban cerrar sus puertas para siempre y con ello, impedir el grave impacto en la pérdida de empleos.

Creemos firmemente que vale la pena rescatar al principal generador de divisas del país, que representa el 8,2% del Producto Interno Bruto y empleaba de forma directa a más de 211 mil personas antes de la pandemia.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.