Ya la campaña pasó, ahora, ¡a trabajar!

Panorama Digital
Panorama Digital
Ya la campaña pasó, ahora, ¡a trabajar!
/

Ha terminado una de las campañas más sucia en la historia reciente del país. Costa Rica se dividió en dos bandos, producto de lo que en comunicación política se conoce como una estrategia de crispación, en la cual ambos bandos tomaron ventaja para su propio beneficio. De una parte, un partido oficialista resucitó y, de otra, un partido sin ninguna posibilidad de tan siquiera pensar en competir por la elección de un país, no solo dio la pelea, sino que fue a segunda ronda. El resto del país tomó partido en uno de estos dos bandos,  algunos se mantuvieron neutrales, la campaña llevó a los insultos y ataques personales y ni qué decir de las redes sociales, pero la campaña ya pasó y ahora es tiempo de ponernos a trabajar.

El pueblo, el Soberano habló y lo hizo de manera contundente, el nuevo Presidente de la República es don Carlos Alvarado, quien tiene la gigantesca tarea de rescatar a Costa Rica del abismo, en el cual la Administración Solís Rivera le está dejando. Pero él no lo puede hacer solo, requiere del apoyo y esfuerzo de todo el pueblo, de toda Costa Rica, no solo del Partido Acción Ciudadana y de sus partidarios o del Partido Unidad Social Cristiana y los suyos.

Ya no somos dos bandos contrarios esperando, el primer domingo de abril, para elegir al candidato con el cual tenemos más afinidad, sino que somos un solo bando, equipo Costa Rica, no somos colores políticos, somos azul, blanco y rojo; no somos izquierda o derecha, somos una filosofía de vida, una democracia, un solo sentir, un solo país.

Juntos tendremos que enfrentar la crisis fiscal, que está a la vuelta de la esquina. Juntos tendremos que buscar soluciones para el tema de la inseguridad ciudadana. Juntos tendremos que sanar las heridas abiertas por los insultos, dados entre uno y otro bando. Juntos deberemos de buscar soluciones nacionales para los problemas que nos afectan a todos, porque al final de cuentas, debemos de buscar el bienestar de todos los habitantes del país y eso solo se logra con una economía fuerte y respeto a los derechos humanos y a la Natualeza, y para que ello se dé, es necesario reforzar el Estado de Derecho, el imperio de la ley.

Para comenzar a ayudar, no hace falta quedar electo en un puesto político. Se ayuda no saltándose la fila, no tirando basura en las calles, dándole un plato de comida a quien no tiene, exigiendo en los tribunales la aplicación de la justicia a quienes no cumplan con ella.

Las elecciones ya pasaron, dejemos atrás el rencor y el resentimiento, arrollémonos las mangas y pongamos a trabajar. Es su país y el mío también.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.