Tres respuestas inmediatas

Hemos venido sosteniendo que la solución es el AGRO, como primera respuesta, a corto plazo, al problema de la reactivación económica y a la pandemia del desempleo. Con financiamiento a bajos intereses, a largo plazo, sin tramito logia y sobre todo con garantía accionaria, con tecnología de punta, semillas clonadas, riego digital, fotografía satelital, agroquímicos orgánicos, y sobre todo mejores técnicas de comercialización interna y externa, incluso debe valorarse la recomendación del gobierno del cáñamo, constituyen sin duda alguna,  una alternativa real y rápida para poner a caminar al país, con beneficios económicos y sociales inmediatos.

La segunda solución, para atender  el problema de la competitividad es la modernización del estado y del ordenamiento jurídico público, el plan de retomar la refundición del Estado,  de la Contraloría , es saludable, urge revisar la Administración Pública, hacerla más pequeña y eficiente.

Buscar nuevos parámetros de gobernabilidad, movilidad laboral, gradual y voluntaria siguiendo el modelo francés, ley de salarios públicos a la baja, recortar, vía impuestos los mega salarios y pensiones de lujo que nos asfixian, generar más pymes, mi pymes, emprendedurismo, es la opción ideal, racionalizar el gasto público, renegociar la deuda externa, no más préstamos, sino que utilizar parte del tesoro nacional para fondos de solidaridad, siguiendo la recomendación de notables economistas y sobre todo no más impuestos al pueblo, son un imperativo político primordial  para salir de la crisis  a corto plazo.

Urge modernizar el ordenamiento jurídico publico que produce inoperancia, tramito logia  e ineficacia del gobierno, genera incompetitividad y nos pone en desventaja internacional en todo sentido; hay que simplificar el derecho casuístico que nos ahoga, más de 23.000 normas jurídicas, entre leyes, decretos, reglamentos, actos administrativos muchas de ellas obsoletas, repetitivas e innecesarias que nos convierten en un país ineficaz. Más que aprobar, urge derogar.

La Constitución Política nuestra data desde el siglo 19, hay que revisarla, si queremos enfrentar el futuro, hay que reformar lo que funcionaba en el pasado pero ya no.

Finalmente, con otras actividades económicas, como el turismo y el comercio, debe hacerse primero lo primero, bajar precios para el consumidor nacional, revisar la restricción vehicular y nada hacemos abriendo una playa, dos horas de madrugada, si el resto del país está paralizado; la pandemia viral está pasando, la curva se aplana y los afectados son mínimos, vamos a salir adelante, debemos unirnos, ser positivos y perseverante , hacer las cosas es la consigna, si podemos.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.