Tiro de gracia

Muchos pequeños y medianos empresarios principalmente de restaurantes que esperanzados con la apertura de las actividades comerciales y con la celebración del recién pasado Día del Padre, invirtieron sus ya raquíticos ahorros en comprar inventarios y recontratar personal, para este fin de semana y por la sorpresiva decisión del gobierno de paralizar todas las actividades comerciales, se quedaron con una mercadería que es perecedera. La paralización de las actividades comerciales, decretado por el gobierno, para el pasado fin de semana, equivale a un tiro de gracias, para muchos de ellos.

Nadie puede negar la importancia de preservar la salud y la vida humana pero estas no solo se pueden perder por el coronavirus; también la angustia, la ansiedad y la depresión, pueden generar muy serios quebrantos de salud e incluso llevar hasta la muerte.

El equipo técnico y profesional a cargo de manejar la crisis sanitaria es de primer mundo pero la evidencia empírica nos señala, que no así es el equipo responsable de manejo la crisis económica y social -de hecho personalmente no sé si este existe. Pues de existir este, se debió haber previsto el impacto demoledor, que iba a tener para los pequeños y medianos empresarios restauranteros y para sus colaboradores la intempestiva decisión, del viernes anterior al domingo del Día del Padre, de paralizar todas las actividades comerciales ese fin de semana.

La paralización de las actividades económicas no solo perjudica a los empresarios, también son afectados sus trabajadores. La paralización de las actividades comerciales también afecta al gobierno y las instituciones sociales -CCSS, IMAS, FODESAF, INA, solo para citar unas- todas estas instituciones verán drásticamente disminuidos sus ingresos pues estos vienen vía impuestos y aportes obrero-patronales.

Algunos altos funcionarios del gobierno y el FMI han hablado el aumentar la base impositiva del IVA y crear nuevos impuestos. Esto es simplemente inviable en una economía cuya producción está paralizada.

Por otro lado, el recurso de recurrir al endeudamiento simplemente llegará, en el corto plazo, a su tope. El nivel de endeudamiento del país es tal, 60% del PIB, que simplemente está exponiéndose a no poder honrar los pagos de intereses y principales vencidos.

Urge que las autoridades entiendan que seguir repitiendo procedimientos solo lleva a los mismos nefastos resultados que tienen postrada a nuestra economía. 

Urge la conformación de un Movimiento de Convergencia Nacional, integrado por diferentes agentes económicos, actores sociales y demás integrantes de nuestro conglomerado social, para juntos como pueblo, nación enfrentar las Amenazas, asumir los Retos y descubrir las Oportunidades, ante la actual e inédita coyuntura que amenaza la estabilidad económica y nuestra paz social.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.