Podemos salir mejores

La pandemia sigue golpeando a nuestra sociedad y se ensaña con los más vulnerables: Desempleo y pobreza siguen siendo un binomio letal.

Decía el Papa Francisco recientemente, en una Audiencia General, en el Vaticano: “podemos salir mejores si buscamos todos juntos el bien común, si hacemos lo contrario, saldremos peor”.

Cuando se buscan soluciones económicas por parte de las autoridades gubernamentales, todos los sectores se llenan de expectativa, porque esperamos que estas sean las mejores para el país. Lamentablemente, vemos también, con dolor, cómo algunos sectores quieren hacer su “agosto” o simplemente no se preocupan de los que están pasándola más mal.

Si por un lado, se entiende que hay que tomar algunas medidas extremas, por el otro lado, no debemos perder de vista a esos sectores vulnerables que no aguantan más cargas, que más bien necesitan una mano, para encontrar condiciones de vida digna y posibilidades de generar su propio ingreso.

Como hemos hablado en muchas oportunidades, ya antes de la pandemia, Costa Rica estaba muy golpeada por una desigualdad incontrolable, un desempleo creciente y una pobreza, que no me canso de decirlo, nos avergüenza como sociedad.

Como lo dice el Santo Padre, “podemos salir mejor si buscamos todos juntos el bien común”. No se le puede dar la espalda al pueblo, ni seguir olvidando a los más vulnerables.

En momentos en que se buscan esas soluciones y se negocian condiciones de recursos con el Fondo Monetario Internacional, es requerido que el pueblo conozca de estas negociaciones y sus consecuencias. De frente a todos los sectores se hace necesario que se hable con transparencia y con la verdad. Y se requiere, además, que quienes tienen que ver con aprobar todo esto, se fijen en la letra pequeña.

En un reciente encuentro de los obispos de Costa Rica con el Presidente de la República, Carlos Alvarado, le hicimos ver que más impuestos sólo golpearán a las clases más empobrecidas de nuestro país y también afectan a los sectores productivos. Por el bien común es necesaria la solidaridad, pero cada uno aportando desde lo que tiene y lo que puede.

Se necesita mucho diálogo para fijar un norte que nos permita salir de este difícil trance, que nos ha traído el año 2020. Se requieren medidas que tomen en cuenta el largo plazo, medidas estructurales que nos permitan no solo salir de este difícil momento, sino salir mejores.

Es decir, si antes de la pandemia no se habían fijado condiciones para sacar a más de un millón de costarricenses de la pobreza, esta situación histórica en que nos encontramos, impone el liderazgo, la entereza y la visión país para que el bien común sea el único norte en nuestra sociedad.

Los comentarios están cerrados.