Pequeñas grandes incoherencias

Conferencia de Prensa_Covid-19_Foto Julieth Méndez_8/9/2020

Poco a poco, al desnudo quedan las incoherencias, que evidencian total deficiencia gubernamental en gran cantidad de aspectos, tan elementales y de fácil raciocinio que, no es necesario tener 5 dedos de frente, para llegar a la simplicidad de las lógicas soluciones y medir los nefastos desenlaces si se actúa con incoherencias.

Lo más delicado es que exista la posibilidad de que las pequeña grandes incoherencias sean adrede, para desarticular una sociedad amante de la libertad, la paz, la justician, el progreso y el Estado de Derecho democrático.  Una hoja de ruta para reactivar la economía nacional; que en casi 2 años y medio no existe con claridad.

Ahora después de más de dos años, el gobierno descubre y propone que un diálogo, con los diferentes sectores, que componen la economía es necesario, para establecer una hoja de ruta y reactivar la económica. Si Gobernar es cargar de impuestos al pueblo, pedir prestado, hipotecar y vender activos, es fácil gobernar.

El gobierno invierte millones en publicidad para insistir en guardar la distancia al hacer filas en las terminales de buses, piden a los autobuseros usar la mitad de la flota y suplican casi de rodillas, seguir con el principal gran negocio emergente de la restricción vehicular.  Para mí, pequeñas grandes incoherencias sin pies ni cabeza.

Dentro del autobús sientan pasajeros a 10cm de distancia, las personas que no pueden usar su automóvil, usan el servicio público, como resultado, el mayor foco de infección, por ende, la catástrofe en la contención de la pandemia, en una de las pandemias, porque están otras como el desempleo, inseguridad, corrupción y el narcotráfico.

En Costa Rica hay dos mercados meta para una cadena de supermercados, la diferencia la marca, un local para los acomodados, el otro para los no acomodados, para éstos, al final el beneficio económico es ínfimo, más dos filas enormes, una para entrar y otra para pagar, filas que promueven el contagio comunitario.

Es más urgente reducir personal, donde pareciera que para algunos lo importante es “ganar, ganar”, que la salud pública, el Ministerio de Salud brilla por su vista ciega y oídos sordos. El concepto, ganar, ganar, no se detiene allí. En una maltrecha economía donde el empleo es vital, están imponiendo, a través del mal servicio, el auto cobro para eliminar más personal.

¿Y la solidaridad? ¿Y El Ministerio de Trabajo, La Defensoría de los Habitantes? ¿O sólo los grandes capitales merecen privilegios? Estas pequeñas grandes incoherencias restan credibilidad, aumenta la inconformidad y hacen escuchar huecas las palabras de los gobernantes, trabajemos unidos y saldremos de la crisis.

Los comentarios están cerrados.