No hagas cosas buenas que puedan parecer malas

Apenas algunas actividades comerciales se estaban reiniciando, cuando el gobierno anuncia las medidas que le estaría presentando al FMI, con el propósito de ser sujeto de nuevos créditos; entre las que estaban el aumento y creación de nuevos impuestos, venta de activos estatales y un mayor endeudamiento. Esto fue la chispa que hizo estallar el descontento generalizado de la población. Descontento este que fue aprovechado por un grupo de hecho, denominado Rescate Nacional, liderado por los ex diputados José Miguel Corrales y Célimo Guido, quienes como medida de presión indicaron, que recurrirían a bloquear distintas carreteras en todo el territorio nacional.

El bloqueo de vías públicas, en primera instancia, afecta a las personas pues les impide trasladarse a sus trabajos, atender citas médicas y realizar diferentes actividades personales. Y en segunda instancia, nuevamente, vuelven a frenar las actividades comerciales y a la producción nacional. Especialmente se afectan las actividades de trasiego de alimentos y productos perecederos, con todo lo que esto implica para sus productores y consumidores. También las exportaciones e importaciones sufrieron el impacto negativo de estos cierres; así como, la actividad hotelera recién y parcialmente retomada.

La Sala Constitucional en respeto de la institucionalidad, le hace una llamada de atención al Ejecutivo, por no restablecer el libre tránsito en todo el país, amparado en el Artículo 22 de la Constitución Política. El abierto irrespeto de la institucionalidad entonces fue dado tanto por quienes impedían el libre tránsito de las personas, como por quienes siendo su deber, no la hacían respetar.

Entiendo que, ante esa grave situación y el gran daño que esos bloqueos le hacen a la economía, un grupo de emprendedores y jóvenes empresarios de San Carlos, invitan al señor José Álvaro Jenkins, Presidente de UCCAEP a una reunión, para buscar la forma de lograr un acuerdo, que permitiera salir del impasse generado por la actitud de mantener los bloqueos. Y así evitar la gran amenaza de una mayor profundización de las crisis económica y social vigentes en la zona norte y en todo el país. En esa reunión, según se me informó, también estuvo presente el señor Célimo Guido, el resto es historia conocida.

En todo caso y en honor a la verdad, entiendo que ese acercamiento entre jóvenes empresarios sancarleños, don José Álvaro Jenkins y don Célimo Guido no se hubiera dado, si el gobierno, tal como, lo señaló la Sala Constitucional, a su debido tiempo, hubiera hecho respetar la institucionalidad, quitando los bloqueos.

Los comentarios están cerrados.