No a los impuestos a la educación

Panorama Digital
No a los impuestos a la educación
/

La caja de cristal de Costa Rica es la educación. La pobreza y la estabilidad educativa son emergencias  y las más golpeadas por la crisis.

Reparar  el daño, que ha sufrido la educación  necesitará muchos años. Esta es la razón por la que no podemos golpear, desde ningún punto a la educación nacional, la que existe y labora en los 52 mil kilómetros cuadrados de este país.

La iniciativa de colocar  impuestos a la educación, realizada por la iniciativa privada, es una hachazo directo, a los valores profundos de Costa Rica.

Hay miles de profesores  de la educación privada, que han  perdido sus trabajos, o están trabajando bajo el sistema de jornada reducida. 

Un impuesto  a la educación privada  vendría a ser una estocada fatal al sistema educativo nacional, pues  de  este sistema de educación   se están educando miles de jóvenes  en todo el país. 

De allí  que dañar todo esfuerzo educativo, en la Costa Rica  de hoy, vendría a ser un contundente golpe, a  nuestra democracia que se fundamenta  principalmente en la educación, sea del modelo educativo que sea.

Todos los jóvenes  de Costa Rica  han sufrido  este año la separación de sus maestros y profesores. Han tenido que readaptar su enseñanza en la virtualidad, o en la simple lectura de las guías pedagógicas. A pesar del  gran esfuerzo realizado por  nuestros  educadores, no podemos llamarnos a  engaño, la enseñanza de nuestro país  ha sucumbido ante estos serios problemas. Para reparar el daño ocurrido, necesitamos muchos años, pero sobre todo urge el acompañamiento de  todos aquellos que nos interesa la educación de nuestra niñez y adolescencia.

Educadores, profesores pensionados, padres de familia, profesores universitarios, ciudadanos, todos estamos llamados  a lograr que  la educación , toda educación, siga sin impuestos, ni ocurrencias  extrañas y  logre remar en la ruta  correcta, para  formar el alma nacional. La educación es la más sensible carga, que debemos sobrellevar todos los costarricenses. Es tan frágil que  requiere  las manos  sensibles y cuidadosas de todos los educadores, padres de familia y la solidaridad de los gobernantes. Que nadie permita destruir  los esfuerzos educativos.

Ya la pandemia provocada por el coronavirus provocó que muchos padres de familia, al no alcanzarles sus ingresos tuvieran que mover a sus hijos al modelo educativo público, lo que va a presionar y cuidado sino hasta masificar inconvenientemente para la calidad de la educación las aulas escolares y colegiales.  Cuando  señalamos aquí la educación, nos referimos también al arte,  la música, la cultura pues toda educación  hasta la deportiva, son vitales para la construcción del futuro de la patria.

La Educación con mayúscula debe estar en los grandes objetivos nacionales.

Los comentarios están cerrados.