Mejorar la convivencia

Panorama Digital
Mejorar la convivencia
Loading
/

Poco a poco se han ido metiendo en nuestra convivencia diaria sentimientos derrotistas o de desánimo, desconfianza, tristeza y cobardía. Todo este mal se puede contrarrestar con esperanza, servicio, alegría de vivir, optimismo y entrega. Volvamos a los abrazos, el amor y la paz.

Esas son vitaminas para la salud de una feliz convivencia, sea esta convivencia en la familia como en la sociedad o el trabajo. Tengamos presente la regla de oro de las relaciones humanas: decir y hacer las cosas con cariño.

Como se dice al principio, la vida corriente está compuesta de la suma de muchos pocos. Esto lo comprende mejor la mujer, que es digna de todo respeto por parte de unos y otros habitantes del país.

En ese campo, para la mejora de la convivencia, es necesario que unos y otros habitantes respeten a la mujer y luchen contra la violencia intrafamiliar y el feminicidio. Siempre es posible enriquecer la convivencia empleando aquellas relaciones humanas.

No olvidemos luchar. Luchar cuanto se quiere es lo propio del hombre; no rehuyamos el cumplimiento de este deber. Tampoco estamos hechos para rodearnos de una libertad ilimitada e irresponsable. Esta falsa autonomía lleva al vacío de una infructuosa independencia.

Ya llega La Navidad. Bien puede ser la ocasión de llenarse de nuevos propósitos para el año entrante y llevar en la mente y en el corazón el deseo de amar más a mis hermanos y de entregarme a ellos.

Que este próximo año también sea la oportunidad de mejorar la convivencia, tanto familiar como social. Ojalá prime en todos nosotros el firme propósito de que así sea, tal como el país lo está necesitando. Sembremos la semilla de la alegría y de la paz.

Feliz Navidad!!!

Los comentarios están cerrados.