Las trampas

Panorama Digital
Panorama Digital
Las trampas
/

Yo creo que todos alguna vez hemos hecho trampa en algún juego de mesa.

Bueno, yo me declaro culpable de haber hecho alguna trampa jugando Gran banco…

¿Qué hay detrás de la intención, incluso de adultos en buscar trucos para ganar en un juego de amigos o niveles incluso a niveles superiores?  

Aunque parezca raro, un estudio demostró que quienes son más dados a hacer trampa son las personas que mejor desempeño han tenido en ese juego o a nivel académico, lo que implica que existe una presión por mantener ese estatus 

Por el contrario, las personas que han tenido un rendimiento regular, son menos dadas a buscar otras formas de ganar, parece que se toman las cosas sin tanto estrés de por medio.

T –Otro aspecto que llama la atención es notar que el contar con socios para hacer trampa, fortalece las relaciones entre esas personas.

Así es, cuando hay más de una persona involucrada en ese “fraude” se da una relación de complicidad que acerca aún más a los involucrados, generando una cercanía difícil de romper.

Sobre esto hay que mencionar que entre las mujeres es más dado el hacer trampa en grupo, que, entre los hombres, por razones que aun no están determinadas.

Otro aspecto a señalar es que los creadores de videojuegos, por ejemplo, aprenden más de los tramposos que de los jugadores honestos para mejorar sus creaciones.

Son precisamente los participantes que buscan otras formas de ganar que no son precisamente siguiendo las reglas los que desafían el juego, muestran sus debilidades de seguridad y hasta ofrecen ideas de como mejorarlo. Por decirlo de alguna forma, gracias a los tramposos la industria de los videojuegos ha mejorado.

Por último, el hacer trampa también es bueno para la autoestima,

Así es, eso de que, a uno no le sabe igual un triunfo porque hizo trampa no es tan cierto en la vida real y muchas veces, una persona que ha estado mal por alguna razón, recibe una dosis de entusiasmo por ganar en algo sencillo como un juego de mesa.

Nosotros no motivamos a nadie a que haga trampa, desde luego que no. Pero la ciencia tiene pruebas de que este tema es mucho más profundo que lo analizamos de primera entrada.