Las elecciones que se avecinan

Panorama Digital
Las elecciones que se avecinan
Loading
/

En general los partidos políticos son percibidos, por los electores, como lentos, burocráticos, sin ideas innovadoras, sin estudio ni formación, corruptos, incluso con estafas probadas, cínicos, y deficientes en su rol de intermediación entre la ciudadanía y el poder. Son sociedades anónimas, algunas familiares, y cofradías de intereses privados. No tienen una hoja de ruta, lo que sí tienen son pleitos internos.

Ciertamente pareciera que son instituciones moribundas, y que no responden a la nueva realidad. En Costa Rica se convirtieron en un mero requisito del código electoral para participar en elecciones. Así, lo primero que constato, es que más del 80% de la población no se identifica con los partidos políticos; por lo tanto, estos caminan presurosos al cementerio político.

Lo segundo, es que no se ve por el momento para las elecciones del 2022 alguno que asegure de verdad,  las mejores condiciones  de idoneidad ética, capacidad política, proyectos concretos, habilidad de estadista y liderazgo confiable para satisfacer al electorado. Falta tiempo para tener todas las caras en el escenario.

Lo tercero es que el PLN sale de la Convención de alguna forma fracturado. Esto hace que todos sus adversarios se froten las manos, incluyendo el PAC. Aunque los que perdieron en la convención liberacionista apoyen a don José María Figueres, esto no garantiza que así lo hagan los seguidores que apoyaron a los otros precandidatos.

Cuarto, se constata que el país tiene un escenario cuantitativo de posibles candidatos como nunca antes visto. Hay de todos los colores y sabores.  En este marco vemos un gobierno que pareciera empieza a introducir sus manos electorales y un grupo de partidos en la Asamblea Legislativa, que continúan siendo parte del Ejecutivo aprobando todo. No ha habido, ni hay una oposición real, al menos una fuerza política que presente propuestas alternativas al gobierno, respecto de los principales problemas del país, que las haga valer con su narrativa coherente, sus actitudes y sus votos.

Quinto, los grupos evangélicos es probable que van a mantener una parcela electoral, que prolongará su presencia en la Asamblea del 2022.  Pero a esta altura no se ve claro, un triunfo de ninguna de sus candidaturas presidenciales. Habrá muchos factores que ponderar.

La sexta,  y creo la más importante, es que de mantenerse las cosas así, el Presidente del 2022, que aún no aparece con claridad, podría ser incluso alguien que irrumpa de último momento, tal como ha sucedido en las dos últimas elecciones, que tenga buen verbo, contenido en su mensaje, capacidad política, suficientes recursos económicos y humanos disponibles, para hacer campaña intensiva en corto tiempo y extensiva.

En mi opinión el electorado está preparado para apoyar más a una persona por sus cualidades, que a un determinado partido político.

Los comentarios están cerrados.