Inventos accidentales

Panorama Digital
Inventos accidentales
/

El curso de la evolución humana ha estado marcado por una larga sucesión de descubrimientos casuales e inventos accidentales.

De hecho, los expertos estiman que entre el 30 y el 50% de todos los descubrimientos científicos son de alguna forma, accidentales.

Aunque si bien es cierto que en algunos casos, los descubrimientos científicos se producen después de un minucioso trabajo de laboratorio que finalmente produce el resultado que un investigador esperaba encontrar, la realidad es que muchos de los hallazgos más increíbles del mundo se produjeron cuando alguien encontró algo que no estaba buscando.

Hoy le tenemos algunos ejemplos de ello.

Vamos con uno que es un clásico, la Coca Cola. Su inventor fue el farmacéutico John Pemberton que se dedicaba a fabricar un jarabe hecho de vino y extracto de coca que llamó «French Wine Coca de Pemberton», que se promocionaba como una cura para los dolores de cabeza y los trastornos nerviosos. Tras prohibir la ciudad de Atlanta la venta de alcohol en 1885, decidió crear una versión “light” sin alcohol a base de coca y mezclarlo con agua carbonatada para venderlo, así como refresco y bueno… la historia que siguió es todos conocida.

Otro invento accidental fueron las papitas tostadas. Fue el chef neoyorkino George Crum quien inventó sin querer en 1853 las patatas fritas cuando un cliente molesto seguía devolviendo sus papas a su cocina porque estaban blandas y llenas de aceite. Para darle un escarmiento, Crum cortó las papas en rodajas finísimas; las frió hasta que quedaron crujientes y las ahogó en sal. Para su sorpresa, al cliente le encantó el cambio, pues acababa de degustar la primera ración de patatas fritas de la historia.

Y otro accidente que terminó bien fue el que hizo Roy Plunkett, químico que trabajó para la empresa DuPont a principios del siglo 20, a quien debemos agradecer la posibilidad de cocinar sin que se nos pegue la comida al sartén, ya que inventó el Teflón tras tropezarse accidentalmente con un químico no reactivo mientras experimentaba con refrigerantes.

Fuente: muyinteresante.es

Los comentarios están cerrados.