El ser humano debe ser la prioridad

Se supone o debería suponerse que ante una crisis como la que vivimos, el aspecto humano debe ser la prioridad. Sin embargo, esto dista mucho de la realidad. Esta pandemia y su manejo, ha venido constituyéndose en un tema cada vez más político y económico.

Las decisiones que se toman son, en su mayoría, para solventar situaciones económicas y con ellas quedar bien políticamente con algunos sectores. Es evidente que, quienes están llevando la peor parte son los trabajadores y aquellos pequeños y medianos empresarios que no están involucrados con cúpulas económicas y políticas.

Todas las decisiones hasta hoy tomadas, afectan directamente a los trabajadores. Y no contentos con ello, pretenden algunos, cargar en los hombros de dichos trabajadores, esta crisis. Se les ha rebajado los salarios, se les ha despedido, se les han impuesto condiciones fuera de lo normal, tanto a los públicos como privados.

Los poderosos ahora, amenazan con más medidas contra los trabajadores y esas amenazas son mensajes directos a los que toman decisiones. No deben olvidar que si la economía está maltrecha en esta crisis,  es porque los trabajadores han dejado, sin quererlo, de trabajar. Y que una vez que pase esta crisis serán ellos los que deberán de poner a funcionar nuevamente la economía.

Las ayudas gubernamentales y temporales no son más que migajas con relación a los grandes negocios que han forjado por años entre algunas cúpulas y que hoy se aprovechan de esta crisis para seguir sangrando a los que menos tienen.

En otros países los poderosos económicamente han tenido que aportar. Debería suceder lo mismo y no continuar con privilegios en donde lo que debería imponerse es la solidaridad y el amor.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.