El futuro de la humanidad depende de los niños, por esto debemos defenderlos  de todo intento de agresión y porque son nuestros hijos y nietos

Panorama Digital
El futuro de la humanidad depende de los niños, por esto debemos defenderlos  de todo intento de agresión y porque son nuestros hijos y nietos
Loading
/

Sin embargo, existe una guerra abierta en contra de la niñez, en contra de que tengan un desarrollo físico y emocional sano, acorde a su edad. Siempre ha habido personas perversas, que sin ninguna misericordia han abusado, maltratado, violado y hasta asesinado a niños pero en los últimos tiempos, hemos sido enterados por distintos medios de información de iniciativas de parte de legisladores incluidas mujeres, otrora impensables en nuestro país, que parece que ignoran que un niño no es un adulto pequeño, sino un ser humano en proceso de desarrollo físico y formación emocional.
«Los niños, las niñas y los niñes de este país tienen derecho a tener relaciones sexuales con quien les dé la gana. Tienen derecho a conocer que pueden amar o tener relaciones sexuales con quien les dé la gana, basadas, eso sí, en el consentimiento”, manifestaciones de Irene Montero, ministra española de igualdad, manifestaciones aparecidas en el sitio digital New tral.es; debemos preguntarnos ¿Cómo un niño o niña puede tener suficiente criterio y madurez emocional para poder dar su supuesto consentimiento?
Desde hace unas décadas atrás y bajo el alero de la defensa de los derechos humanos, para las minorías de indiferente índole, quienes están detrás de la agenda taimada, esa que algunos denominan la” ideología de género”, han buscado destruir nuestro idioma y ahora a la niñez. Es una iniciativa oculta pues sus propósitos iban y van más allá de la igualdad de toda persona humana ante la justicia y ante la sociedad, independientemente del color de su piel, condición socioeconómica, su orientación sexual, etcétera. Esta agenda realmente busca imponer a las mayorías a contrapelo de los principios morales y culturales que han sustentado la convivencia en sociedad, su particular y deformada visión de la vida y del idioma español.
“Los menores de 12 años podrán modificar “de forma simple y expedita” su nombre y sexo en todo documento legal, en caso de que avance un proyecto que presentaron el Frente Amplio y varias organizaciones LGBT”, Información aparecida en La República el pasado miércoles 5 de julio. Esta iniciativa evidencia el total desconocimiento de sus proponentes y defensores de que la psicología de los niños es muy diferente a la de los adultos y esta diferencia surge precisamente del proceso de maduración biológico y psicológico que experimenta todo ser humano.
Esos grupos minoritarios defienden con gran vehemencia los derechos y vida de los animales pero paradójicamente la inmensa mayoría de sus integrantes está de acuerdo con el aborto por la libre y de esas agresiones abiertas o solapadas al desarrollo físico y mental de nuestra niñez y adolescentes.
Es de apoyar que todo ser humano pueda vivir su vida acorde a su dignidad humana y según su conciencia le dicte; eso sí siempre y cuando esta forma de hacerlo no atente contra los derechos de las otras personas y mucho menos contra los de nuestros niños y adolescentes.

Los comentarios están cerrados.