El cuchillo de palo del Presidente

Comentarios
Comentarios
El cuchillo de palo del Presidente
/

“En casa de herrero cuchillo de palo” reza el viejo refrán, el señor Presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada, es comunicador de formación, su gobierno anda dando bandazos en la materia, hace poco se acordó de su viejo oficio, llegó al nuevo hospital del COVID 19, comenzó a tirarle flores a su gobierno, de vuelta casi recibe la maceta ante la critica que se le vino encima.

El recordado periodista, para las viejas generaciones, Joaquín García Soto, mano derecha en materia de comunicación de uno de los personajes más carismáticos de la historia, don Ricardo Jiménez Oreamuno, tres veces presidente, el único hasta el día de hoy sentado en la silla de mando de tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, acuño la frase: “El Cementerio de los Quemados”.

Al camposanto imaginario en materia de comunicación van a parar personas ansiosas de protagonismo, los típicos roba cámaras, bombetas de cuello blanco y hasta curtido, algunos son llevados por supuestos amigos, entonces para que enemigos.

La pésima gestión de la imagen de gobierno le está pasando la factura al joven y prometedor jerarca del Ministerio Salud, Daniel Salas, la sobreexposición también empalaga, resta credibilidad, por mucho que algunos exalten su buen porte y conocimientos, pero en materia de comunicación hasta eso es incendiario si no se dosifica.

El tema del COVID 19 se volvió monotemático, para nada es solo un asunto sanitario, la Organización Mundial de la Salud, esa que ahora quiere defenestrar el presidente Donald Trump, la define como una construcción social, concurren múltiples actores, sin agua potable, empleo, educación, vías de comunicación, electricidad entre otros elementos, el bienestar integral no pasa de ser una quimera.

Carlos Alvarado está desperdiciando la oportunidad de mostrar a su gabinete como un verdadero equipo, se deben diversificar los voceros, incluso con el soporte de expertos en temas como manejo del trauma, ansiedad, finanzas, recordemos, comunicación es sinónimo de educación, los focos mediáticos puestos en la gestión de la pandemia, deben ser sabiamente aprovechados. Algunos se quejan de las preguntas reiterativas de periodistas y pseudo comunicadores de medios que nadie conoce, sin justificarlo, es difícil formular cuestionamientos diferentes cuando el menú cotidiano es el de siempre.

Hace poco el Poder Ejecutivo, supuestamente preocupado por esa imagen de descoordinación, anunció a Rodolfo Méndez Mata, por mucho el mejor ministro, encargado de unificar el idioma en la Torre de Babel instalada en Zapote.

Así como cada uno hace su introspección encerrado en la cuarentena, el Presidente debe revisar las herramientas, entre ellas el desafilado cuchillo de palo de la comunicación, en manos de allegados, quienes chapucean el monte, incapaces de sacar la tarea en medio del charral.