Del abandono y olvido al justo recuerdo

Panorama Digital
Panorama Digital
Del abandono y olvido al justo recuerdo
/

Se evoca en este mes de mayo, los 140 años de la apertura del Camino a Carrillo con Bueyes, así bautizado en 1882, el día de su inauguración durante el Gobierno del General Tomás Guardia, como reconocimiento y memoria del ilustre estadista Braulio Carrillo.

Esta histórica obra, puesta en el abandono y el olvido por las autoridades gubernamentales y por los costarricenses en general, resurge en medio del verdor de un territorio lleno de naturaleza, que esconde en su espesura un gran valor histórico y cultural para la comunidad de Moravia y para nuestra historia Patria.

Este Camino, conocido hoy como “La Calzada hecha de piedras” comunicaba al Valle Central con el desaparecido pueblo de Carrillo, ubicado en la confluencia de los ríos Sucio, Hondura y Patria.

Un camino que, saliendo desde San José, pasaba por Guadalupe, subiendo por Moravia, hasta el Alto de la Palma en San Jerónimo, para hundirse luego entre las agrestes montañas del Bajo de la Hondura, hoy parte integra del Parque Nacional Braulio Carrillo.

Es una ruta empedrada, por la que los boyeros transportaban las pesadas cargas en sus carretas, provocando desprendimientos de piezas mecánicas, que al quedar tiradas en el camino, dieron al caserío circundante el nombre de “Tornillal”.

Aunque su vigencia y vida legítima como carretera más importante del país duró escasos 10 años, su existencia tiene un importante significado histórico. Esta fue la primera ruta nacional de contacto con el mundo y por su valor histórico fue declarado e incorporado al Patrimonio Histórico Arquitectónico de Costa Rica, según Decreto Ejecutivo del 4 de diciembre de 2003. Este camino, tiene además un gran simbolismo, ya que por aquí mismo fue por donde peregrinó el Obispo Monseñor Bernardo Augusto Thiel, hacia su destierro.

Hoy lo que queda de la histórica Calzada es solo un tramo de escasos dos kilómetros y medio, con las características constructivas originales, que al paso deja entrever el serio riesgo de destrucción, que podría llegar a dar por desaparecido este simbólico icono de la historia costarricense.

Compartiendo este justo reconocimiento y recuerdo, el próximo 14 de mayo, a partir las 8 de la mañana, la Comunidad de San Jerónimo de Moravia invita a los costarricenses, a caminar juntos por nuestro entorno rural, para encontramos con un paisaje agradable lleno de historia y naturaleza, que provoca al paseo de fin de semana entre amigos o con toda la familia, enrumbándonos a paso firme por el camino de La Palma, en donde pronto el asfalto termina y el trazado original de piedras aparece en medio del verdor del bosque natural, cual fantasma tendido con sus líneas de empedradas formas, que sin duda dan muestra de una imponente obra de trabajo, digna de ser observada y preservada como parte de nuestro registro histórico.