Cuidemos la democracia

Panorama Digital
Cuidemos la democracia
Loading
/

En medio de la celebración de 200 años de vida independiente, Costa Rica se prepara para un nuevo proceso electoral, en el contexto de una crisis sin precedentes y con la urgencia de encontrar propuestas y soluciones que nos ayuden a superar índices vergonzosos de pobreza, desigualdad y desempleo, entre otras problemáticas.

Recientemente, el Programa Estado de la Nación presentó el VI Estado de la Región, el cual destacó: “Los procesos electorales en Centroamérica y el Caribe siguen mostrando importantes irregularidades. A excepción de Costa Rica, ninguna de las democracias electorales de la región cumple a cabalidad con los parámetros internacionales para certificar las elecciones como libres, limpias y competidas; tampoco muestran progresos sostenidos en este campo”.

Desde luego que nos preocupa la situación a nivel regional, pues compartimos esta celebración de vida independiente con la mayoría de los países; nos unen lazos de amistad, costumbres y caminamos juntos en medio de grandes retos y desafíos para la zona. Necesitamos democracias fortalecidas para bienestar de todos.

Por supuesto que nos alegra caminar hacia un nuevo proceso electoral con la confianza de que este sea transparente, que se dé una elección libre y que se exprese la voluntad del pueblo.

No obstante, tenemos que seguir fortaleciendo este sistema desde todo punto de vista y evitar que podamos perder esta gran riqueza que posee nuestra nación.

La apatía de los electores, revelada en los últimos años y meses, es solo un síntoma que debemos detener a tiempo. Vencer la indiferencia y la abstención debe ser una meta para el nuevo proceso. Llevar información veraz a todos los sectores de la población se impone como una obligación.

De manera particular, el Estado de la Región refleja que en Costa Rica hay un llamado de atención de la misión de observación de la Organización de Estados Americanos 2018, que “se refirió a la excesiva dependencia de los resultados de las encuestas para determinar la participación en los debates políticos, lo cual dio a pie a que algunas candidaturas quedaran excluidas de participar en esos espacios”.

Esto no es un detalle menor. Abogamos por encuestas serias que puedan aportar al proceso electoral, pero que no determinan el resultado final de una elección; abogamos, desde luego, por una sana participación de todos quienes participan en este camino, para que la población pueda escuchar sus propuestas y programas de gobierno.

Una vez más digo que es vital la labor responsable de medios de comunicación serios, independientes e imparciales.

Pidamos a Dios que nos ayude a vivir esta fiesta democrática, pronta a iniciar, de la mejor manera; que nos ilumine, para que con responsabilidad podamos fortalecer a nuestro país para bienestar de todos quienes lo habitamos.

Los comentarios están cerrados.