Conflicto China – Taiwán

Panorama Digital
Panorama Digital
Conflicto China - Taiwán
/

Nuevamente la tensión entre China y Taiwán empieza a preocupar a mundo entero. Le vamos a explicar qué pasa.

En 1912, con la caída de la última monarquía en China, el partido nacionalista asumió el poder en ese basto país, esa condición se mantuvo hasta 1949, cuando el partido comunista toma las riendas de casi todo el territorio, a excepción de la isla de Taiwán.

Es ahí donde se da un rompimiento entre la relación de China con esta isla y se crea la República de China, la cual busca gobernarse por separado de la República Popular China, la comunista.

En la década de los sesenta, Taiwán, es decir, la República China, empieza a experimentar un auge económico importante, lo que hace que los Estados Unidos la mire como un socio estratégico, el cual, además, marca una diferencia ideológica con la China continental.

Ya en los años ochenta, China Popular hace importantes cambios en su política comercial, pasando a convertirse en una potencia en esta materia, lo cual la hace un fuerte competidor de los Estados Unidos, por lo que el apoyo de este país a Taiwán es reforzado.

En todo este tiempo, los chinos no han dejado de reclamar que Taiwán es una provincia rebelde y como tal, debe volver a ser parte de su territorio, mientras que Estados Unidos ha manifestado que cree en una sola China, pero que las cosas no se deben dar a la fuerza.

Para la mayoría del mundo, Taiwán es de China, de hecho, solo 12 países lo reconocen como país, entre ellos podemos citar a Guatemala, Honduras, Haití y Paraguay.

Con la reciente visita a Taiwán de la presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, se ha creado toda una controversia en la que China ha elevado el tono, advirtiendo que todo acto de provocación, tendrá sus consecuencias.

¿Qué podemos esperar? Pues la verdad es que no lo sabemos. Podría ser que las amenazas chinas se queden en eso, o que venga una represalia contra Estados Unidos y el mismo Taiwán.

El resto del mundo, incluidos nosotros estamos a la expectativa.