Confiar en la palabra para progresar

Panorama Digital
Confiar en la palabra para progresar
/

El martes santo, es un día importante para recordar a Pedro, el discípulo al que Jesús, le dio el poder de dirigir la Iglesia como primer  Papa. Pero  la conversación con este discípulo terminará en una afirmación, la que le traicionará tres veces durante la Pasión  al negar su vinculación con Jesús.

Y es que, la palabra y la verdad, son temas de mucho valor, en la vida personal y en la de toda sociedad. La afirmación de la verdad, primero. da confianza, en afirmar nuestra actitud y posición, en la vida. Muestra transparencia y además indica que se puede confiar, en la persona, que siempre dice la verdad.

Hemos  de  construir una costumbre, una cultura de verdad, en todas nuestras actividades y acciones, pues eso da seguridad a nuestras relaciones humanas. No debemos dejar pasar más la cultura  del – piensa mal y acertarás-. No, en nuestra familia, en los negocios, debemos ser constructores de confianza, de seriedad.

Hay naciones que han logrado hacer de estas  virtud, una cultura nacional. Japón, por ejemplo , en sus empresas  y en su cultura, ha creado la entrega de  trabajos y productos  lo más perfectos posibles. 

Cuando se termina un trabajo, todos  prueban cada uno de los detalles,  antes de su entrega. No  todo esta  es la rapidez,  lo importante, es la entrega del trabajo bien hecho. Así Jesus, en el evangelio de esta martes santo, pone en evidencia  las debilidades  de  sus discípulos, pero a su vez  les ha dado la confianza para asumir riesgos y responsabilidades. A Pedro, le da el mando de la Iglesia y él lo asume, va hasta Roma, y pone en marcha la difusión del cristianismo en medio de las más duras persecuciones, pero Dios nunca le abandona ,incluso le ayuda a salir de la cárcel de una de las persecuciones.

De todo esto,  concluyo, la importancia de la virtud  de la confianza, que es fundamental para nuestra vida. La confianza es vital en la familia, en el manejo del gobierno y en la pequeña y gran empresa, va muy  unida al trabajo bien hecho, la obra bien terminada  y a la obediencia, pues si no se acatan, las indicaciones, los proyectos pueden fracasar, de allí, que,  en estos días de silencio y de meditacion y de cuido, hagamos de la confianza y de la responsabilidad piedras fundamentales de la nueva Costa Rica que todos  queremos poner en marcha.

Los comentarios están cerrados.