Como pueblo seamos listos y patriotas

Sin duda alguna existen claros responsables para lo que está sufriendo no sólo Costa Rica, sino lo más importante, su gente.

No podemos negar que el Gobierno del presidente Carlos Alvarado, no ha escuchado a su pueblo. Ha administrado caos y no las soluciones para poder salir adelante como país.

El mal manejo en las finanzas públicas y la ausente reactivación económica no sólo han afectado a unos, sino a todos, y eso es precisamente lo que tenemos que entender: hoy tenemos un pueblo con hambre, con más pobreza y de los más desiguales de Latinoamérica.

Sin embargo, tenemos que ser un pueblo más listo, no podemos dejarnos confundir con bloqueos, cierres de calles y destrucción de la propiedad privada y pública.  Con estas acciones estamos afectando a costarricenses que no se lo merecen y eso no podemos, ni debemos justificarlo, ni tolerarlo.

Al Gobierno le recomiendo, si quiere recobrar la credibilidad y confianza, que presente con la máxima urgencia un nuevo plan para negociar ante el Fondo Monetario Internacional balanceado, que permita llegar a un gran acuerdo nacional, acorde a nuestra situación y tiempos, tomando en cuenta lo mejor para su pueblo, y no escudándose en un silencio cómplice, o levantando cortinas de humo con propuestas o mesas de diálogo entre sordomudos, sin acciones, acuerdos ni decisiones.

Al sector público y privado (del que necesitamos urgente los empleos), les pido que con patriotismo asuman un liderazgo positivo, que ante la ausencia de liderazgo o escucha por parte del Gobierno, se acerquen a las diferentes Fracciones Legislativas, y en un espacio de sana y respetuosa negociación, podamos ayudar con propuestas concretas, a lograr el acuerdo que todos necesitamos.  Si nos embarcamos en dialgos eternos sin producir soluciones concretas, permitiremos que la desconfianza se convierta en ira.

A los Diputados, padres de la patria, recuerden que la Ley suprema es el bien del pueblo y sus decisiones en este momento son trascendentales para el futuro del país, por lo que les solicito que sepan escuchar a todos los sectores y que sus decisiones estén basadas en lo mejor para el pueblo de Costa Rica.

Hoy apelo al pueblo generoso y noble que somos, para que comprendamos que hoy tenemos que transitar por el camino de la paz en tiempos difíciles, le pido a Dios nos de la claridad suficiente para que entendamos que enfrentándonos y afectando los derechos y libertades de otros no lo lograremos.  Este país sólo unidos y entre todos se puede sacar adelante.

Levantemos la voz, y exijamos en forma vehemente y firme al Gobierno que por fin escuche, actúe sin cálculo político, y no pretenda trasladar sus responsabilidades.   Ayudemos desde nuestra trinchera a construir patria, hoy debemos responderle a Costa Rica con patriotismo.

Los comentarios están cerrados.