Cómo prevenir afecciones producidas a través de los alimantos

Panorama Digital
Panorama Digital
Cómo prevenir afecciones producidas a través de los alimantos
/

Cada año, aproximadamente 600 millones de personas se enferman a causa de afecciones transmitidas a través de los alimentos. Más de la mitad de ellas, pierden la vida por esta misma razón.

La causa más común de estas afecciones son las bacterias que proliferan en alimentos vencidos o mal conservados, los cuales pueden causar infecciones gastrointestinales graves, que en algunos individuos se manifiestan con vómitos muy intensos, diarrea y deshidratación.

Estos son recopilados por la Organización Mundial de la Salud, que siempre llamaron la atención del profesor de Microbiología Uelinton Pinto, del Centro de Investigación en Alimentos de la Universidad de São Paulo, en Brasil. Por lo que decidió armar un equipo para investigar el impacto de este problema en Brasil.

El primer paso del grupo fue publicar una encuesta en 2019, la cual encontró 247.000 casos y 195 muertes relacionadas con enfermedades transmitidas a través de alimentos el país carioca entre 2000 y 2018. Y un hecho determinante fue concluir que la mayoría de estas situaciones se dan por una mala manipulación de alimentos en el hogar.

Cuales son los principales acciones que omitimos y que ponen en peligro nuestra salud a la hora de manipular alimentos en nuestra cocina? Aquí se lo contamos.

Según la investigación de Uelinton Pinto, la principal causa de intoxicaciones está en la manipulación del pollo.

Muchos piensan que lavar la carne cruda con agua del grifo elimina las impurezas, además de ayudar a eliminar esa fina capa de baba que recubre la superficie de estos alimentos. Pero es una costumbre riesgosa para la salud: el gran problema radica en que el chorro de agua que sale del grifo y golpea al pollo suele salpicar todo lo que está cerca, lo cual puede generar un severo daño a su salud y a la de los demás.

Otro error común en las cocinas caseras es Usar solo agua para desinfectar las verduras que se comerán crudas. Si bien esta limpieza superficial ayuda a eliminar las impurezas de mayor tamaño, no es capaz de eliminar por completo los microorganismos que se acumulan en la superficie de estos alimentos.

La recomendación es sumergirlos en un recipiente que tenga una mezcla de agua e hipoclorito de sodio durante unos 15 minutos. Luego, simplemente lave con agua corriente y séquelo antes de guardarlo en la despensa o en el refrigerador, según el alimento.

Y la tercera mala técnica que empleamos en la cocina es básica, sin embargo, muchas personas fallan en ella: No lavarse las manos antes de manipular alimentos.

Fuente: BBC MUNDO