Carlos Augusto Jiraldo

Hace una semana visitó Costa Rica, el exalcalde del municipio de Jericó, ubicado en el departamento de Antioquía, en Colombia, Carlos Augusto Jiraldo, quien ha sido reconocido dentro y fuera de su país por la forma en que durante sus dos administraciones hizo crecer su comunidad, transformando la vida de sus habitantes.
Cuando don Carlos llegó a ser alcalde de Jericó se encontró un municipio prácticamente en la ruina, con unos habitantes dedicados principalmente al cultivo del café, que esperaban que le llegaran a resolver sus problemas, en vez de buscar la forma de resolverlos en conjunto.
Así que lo primero que hizo el nuevo alcalde fue involucrar a la población en su estrategia para desarrollar la comunidad.
De esta manera inició por pintar de colores las casas de la gente, de colores alegres y vistosos y emprendió una campaña de turismo rural comunitario, la cual poco a poco fue dando resultados.
Paralelo a este trabajo, Carlos Jiraldo se enteró que había unos fondos disponibles para invertirlos en unos proyectos culturales, pero ningún municipio los había reclamado, porque los acaldes estaban más ocupados recogiendo desechos y arreglando calles, que en proyectos de cultura.
Con el dinero, restauró el Museo de la comunidad y ya con una casa digna para realizar actividades culturales, se dedicó a buscar la forma de que, en su humilde Jericó, se realizaran exhibiciones de afamados artistas, como por ejemplo la de uno de los más reconocidos líderes del arte pop, Andy Warhol, lo que provocó una oleada de visitantes, que, sí, seguro usted ya adivinó, se hospedaban en las pintorescas casas de los vecinos de Jericó, comían en los restaurantes de Jericó, paseaban en Jericó y mucho más. Así que como dicen, empezó a llover parejo para todos.
Al cabo del tiempo, la comunidad se transformó y pasó a ser un polo turístico cultural, en la que el 70% de los visitantes son colombianos. Todo, sin contar con amplio presupuesto o un grupo de grandes asesores, solo con creatividad y voluntad, como lo explica el propio Carlos Augusto JIraldo.
¿Cómo nos volvemos productivos sin hacer grandes inversiones, ni de los privados ni del Estado? Innovación, creatividad y sentido común, que tanto soy yo capaz de poner el hombro y qué tanto potencializo y muevo lo que ya tengo aquí en este municipio que yo tengo y lo convierto en actividades productivas y estimulo a la gente para que, NO por lo que el municipio le de, sino por lo que soy capaz. Deje de pensar en lo que le van a dar y piense más en lo que va a producir.
Gran ejemplo de un líder que supo entender que gobernar es buscar el bien para todos y que no existen los imposibles, cuando se tiene voluntad.