Las colas de los perros

Hablemos de colas… de colas de perros.

Para empezar, los canes usan mucho sus colas para propósitos de comunicación. Por medio de la misma expresan alegría, agresión, estrés y muchas otras emociones. De hecho, al conocedor, solo le basta con mirar la posición y el movimiento de la cola para saber lo que el perro está pensando.

Por ejemplo, cuando un perro pone su cola en alto y la mueve hacia adelante y hacia atrás, eso por lo general significa que se siente bien y contento. Cuando algo ha captado su atención, por lo general su cola está paralela con el suelo. Y, como casi todos sabrán, cuando esconde la cola entre las patas, es porque siente temor o quiere demostrar sumisión.

Ahora bien, cuando, de repente, el perro pone la cola rígida y de posición horizontal la pone en posición vertical, eso es una señal prácticamente inequívoca de que se siente amenazado… o retado. Por otro lado, un rabo que está bajito y se mueve de lado a lado suele indicar que el perro está preocupado o se siente inseguro.

¿Y porque hay perros que persiguen su cola?

A veces es un efecto secundario del comportamiento de caza que tienen los perros. Pero perseguir la cola puede volverse obsesivo. Los perros aburridos que no hacen suficiente ejercicio pueden usarlo para llamar la atención de su dueño, incluso una regañada de parte de los amos puede ser la forma en el que el animal se sienta mejor al contar con esa atención.

__

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.