¡Excelente Señora Ministra! ¡Excelente!

El flagelo que las llamadas golondrinas han causado a la sociedad y las políticas penitenciarias de la Administración anterior, han puesto a la ciudadanía en vilo. No se puede transitar con tranquilidad por San José, pero ya no es solo San José ni las cabeceras de provincia, ahora es en cualquier parte, no solo hay que temer al delincuente común sino a la delincuencia organizada.

Costa Rica va directamente por una autopista al infierno, porque las tasas de homicidios aumentan, ahora en plena vía pública y a cualquier hora. Cuando las tasas de homicidios vinculados al crimen organizado aumentan en un 500%, algo está mal. Cuando más del 80% de los delitos con cheque se cometen desde una cárcel, algo está mal. Cuando dos ex Ministros de Justicia ejercen sus funciones con base en su ideología y no el interés general, algo está mal.

Sin embargo, hay esperanza, hay luz, hay oxígeno al final del túnel, y esto lo demostró la señora Ministra de Justicia al indicar que no seguirá liberando golondrinas para que aterroricen a la sociedad. Habrá muchos que la criticarán, sin embargo, no entiendo cómo es que los dos Ministros de Justicia anteriores pudieron determinar que lo ideal era aplicar una política de puerta giratoria en los centros penales del país, cuando ni siquiera saben cuántos son los metros cuadrados de cárceles que tienen.

Cuando se trabaja por Costa Rica, se deben dejar de lado las ideologías, pero esto fue algo que los dos anteriores Ministros de Justicia no entendieron. Es más, como dicen las escrituras, “por sus frutos los conoceréis”, y definitivamente los frutos no fueron los mejores, pero con la actual Ministra se ve una mejora.

No se vale, y mil veces no se vale, que los ciudadanos tengamos que caminar estresados por las calles porque no sabemos en qué momento nos veremos en el medio de un tiroteo entre sicarios y ajusticiados. No se vale, y mil veces no se vale, que nuestros policías estén atados de manos y que la ciudadanía más bien los insulte por intentar protegerle. No se vale, y mil veces no se vale, que los delincuentes se estén apoderando de nuestra linda Costa Rica.

En mi función de diputada de nuestra Asamblea Legislativa buscaré defender los intereses de la ciudadanía, defender a esos que la sociedad muchas veces olvida, y no me iré con la corriente, como el camarón o Vicente que va a donde va la gente, sino con el norte de mis principios, y por eso considero trascendental el felicitar a la Señora Ministra de Justicia por su valentía.

¡Excelente Señora Ministra! Siga adelante con esa visión, por nuestro bien y el de nuestros hijos y nietos.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.