El sentido de las prioridades y las pistolitas.

Se discute de nuevo en la Asamblea Legislativa el tema de la seguridad ciudadana, ligado a si tenemos derecho a tener una o tres pistolas, como si fuéramos ambidiestros o este fuera el lejano oeste americano, donde imperaba la ley del revólver. No señores, el frio no está en las cobijas, el tema de los crímenes y femicidios crecientes obedece más a la situación económica, falta de oportunidades, de trabajo, al menos en los delitos de orden patrimonial y la solución no es ejercer la defensa a mano propia.

En primer lugar, no hay una seguridad ciudadana represiva efectiva, no la hay del todo, el Estado ha sido incompetente en esta materia, hace años, menos hay una seguridad ciudadana preventiva, que permita a los jóvenes salir adelante. No hay tampoco oportunidades de estudio, se les engaña a los estudiantes con carreras sin mercado y sin la  excelencia académica mínima, que les permita incorporarse a sus colegios profesionales respectivos.

 Más de setenta mil pequeñas empresas cerraron el año pasado, por altos costos- electricidad, combustible, salarios e impuestos,- denuncia un medio escrito de circulación nacional, no hay una verdadera reactivación económica, y no hay mecanismos sociales de mayor cultura, deporte y recreación, por citar algunos ejemplos.

Peor aún, las leyes penales están hechas a favor del delincuente- in dubio pro reo- si un ladrón se mete a su casa, pregúntele antes de violar a tu esposa e hijas, si anda armado y qué tipo de arma, de lo contrario, si se excede en la legítima defensa, puede terminar en la cárcel y no el delincuente.

Impunidades, prescripciones, influencias políticas, corrupción judicial, certeza, relatividad de la prueba, lentitud, hacen que la justicia penal se convierta mas en una ilusión  y no en una realidad.

No señores, prioricemos, el frio no está en las cobijas, no somos un pueblo de vaqueros ni de militares, revisemos leyes, ejerzamos una verdadera política de seguridad ciudadana, represiva y preventiva y muchas cosas cambiaran, seamos serios y más responsables, al menos en esta materia.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.