Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Cada 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad aprobado así por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1982.  Esta conmemoración debe llevarnos a la reflexión, a ayudar a  entender los aspectos relacionadas con la discapacidad, los derechos de las personas con discapacidad y los beneficios que se derivarían de la integración de estas personas en todos y cada uno de los aspectos de la vida política, social, económica y cultural del país.

Un 15% de la población mundial, es decir mil millones de personas, viven con algún tipo de discapacidad y en nuestro país se estima que el 10% de la población alrededor de 500.000 costarricenses tienen algún tipo de discapacidad.

En el año 2006, en las Naciones Unidas se aprobó la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, la cual señala la necesidad urgente de un cambio en las actitudes y enfoques respecto a las personas con discapacidad basado en el respeto de la dignidad, la autonomía individual, incluida la libertad de tomar las propias decisiones, la independencia y la no discriminación entre otros.

En Costa Rica existen diversas instituciones que tienen como  responsabilidad el cumplimiento de estos derechos, ciertamente, se han realizado esfuerzos, no  obstante  aún  no logramos la equidad y principalmente  la dignidad que se obtiene por medio de la autonomía y la autosuficiencia, que sigue siendo una tarea pendiente, solo basta con revisar las cifras del informe del Estado de la Nación que da cuenta que  dos de cada tres personas con discapacidad están fuera del mercado de trabajo, es decir están desempleadas. En las personas con discapacidad entre 15 y 64 años solo un 28,5% es ocupado frecuentemente, y aquellas que trabajan lo hacen en jornadas más cortas, más de un tercio de los trabajadores con discapacidad está en ocupaciones elementales y en la categoría más baja lo que lógicamente incide en sus ingresos.

Las personas con discapacidad tienden a estar desempleadas por más tiempo, tienen una baja participación laboral, pues cerca del 65% de ellas está fuera de la fuerza de trabajo. Esta inequidad es el mayor desafío que debemos enfrentar como país para proporcionarles el acceso que necesitan y merecen, requisito indispensable para avanzar como una sociedad realmente justa e inclusiva.

La celebración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad  nos ofrece una oportunidad para pensar y abordar esta exclusión. Cuando pensemos sobre estas personas nos debemos preguntar si la sociedad los ha aceptado de forma abierta, humana y espontánea o si lo que se ha logrado en este sentido, ha sido a través del dolor y la humillación que ellos pagan y sufren para lograrlo.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.