Decisiones de los jueces

La sociedad espera que los jueces actúen de forma justa al tomar decisiones que afectan la vida de otras personas y que apliquen la ley como corresponde, basándose únicamente en los hechos que se les presentan. Pero los humanos tenemos prejuicios inherentes y algunos de ellos pueden ser sorprendentes.

Jeffrey J. Rachlinski es profesor de Derecho en la Universidad Cornell (EE.UU.) y ha pasado los últimos 20 años al frente de varios estudios sobre el sesgo de los jueces.

Una de sus investigaciones más conocidas se centró en cómo les afecta a los jueces el llamado «anclaje»; es decir, el fenómeno por el que una persona se apoya en exceso sobre una pieza de información inicial que actúa como un ancla porque se engancha en su mente al tomar una decisión sobre un tema.

Como parte del estudio se les presentó a varios jueces un caso hipotético en el que un club nocturno ficticio había violado una directriz sobre ruidos.

A los jueces se les ofrecieron todas las circunstancias y la información legal que necesitaban para fallar sobre el caso, y se les dijo que el club se llamaba como la dirección en la que estaba situado: para la mitad de ellos el nombre fue Club 55 y para la otra mitad fue Club 11866.

La multa fue tres veces más alta en el grupo en el que el local se llamaba Club 11866, escribió Rachlinski más tarde, y eso ocurrió simplemente «porque 11.866 es un número más alto que 55

A medida que los investigadores continuaron estudiando los efectos del anclaje emergieron otros patrones.

En otra situación ficticia se les pidió a los jueces que sentenciaran a dos convictos cuyos crímenes acarreaban distintas penas de cárcel: un año o nueve años.

Cuando condenaron primero al criminal de la pena de un año, le impusieron al segundo una pena de seis años en lugar de nueve. ¿Porque?

La razón que se encontró fue que al haber condenado poco antes a un hombre a un año, nueve años parecían demasiados, así que los jueves redujeron la sentencia para la segunda persona

Pero cuando se invirtió el orden con otro grupo de jueces y condenaron primero al criminal de la pena de nueve años, al de un año le impusieron una sentencia de dos años, porque uno solo no pareció suficiente.

Un detalle más: Un estudio de 2011, realizado en la Escuela de Negocios de Columbia por el profesor Jonathan Levay mostró que los jueces se inclinan más a conceder libertad condicional después de una pausa para comer, pero no tanto cuando el día se alarga.

Aclaramos que este estudio se llevó a cabo en Estados Unidos y no tiene que ver con las decesiones que tienen que ver con nuestro sistema de justicia. __

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.