Costa Rica es la fuerza de lo pequeños detalles

La  felicidad muchas  veces  da inicio, con pequeños detalles. Saludar, con  un buenos días, en la mañana. El saber servir, un café con una sonrisa. El atender  con interés  un comentario de un amigo,   son maneras  de iniciar el día  con ilusión.

Además algo importante, en este momento, es vigilar con atención nuestro viaje en automóvil o en autobus, a pié o en motocicleta .

Cuidar   cuando manejamos, mirando  a la derecha y a la izquierda  cuidadosamente , de manera que  evitemos un accidente  repentino, o estar  atentos cuando   nos bajamos  intempestivamente del autobús y  podríamos   causar innecesariamente  un accidente.

Cuidar   lo chiquito,  muchas veces  es una gran cosa. Evita  inconvenientes, enojos  facilita la vida diaria.

Al dejar a nuestros hijos, parientes  en la escuela y en el colegio, hay también  aspectos  de trato correcto , que debemos cuidar. 

Se trata  de saber escuchar, cuando un niño nos va a contar una historia, o  de estar atentos cuando  un colegial va a enfrentar su  examen y nos va externar su  pensamiento.

Pero no nos distraigamos. Los detalles humanos  se prologan toda la jornada  del día. El buenos días, que decimos al llegar a nuestro trabajo,  debe tener calidad y amabilidad. También lo es, el agradecer  a las personas que hacen la limpieza de los edificios. Ayudar y colaborar  con ellos     no botando la basura  en los ríos , quebradas, caños, ni calles, conforma parte  de un mejor vivir en nuestro país. 

También es  importante  no olvidar la lista de pendientes, a fin de cumplirlos cada día ,de manera que  podamos regresar  con mayor paz a nuestros hogares. Todo esto suma, o resta, en la convivencia familiar. Son aspectos positivos que pueden  regresar  la felicidad  a nuestro hogar.

Construir  una mejor Costa Rica,  cada día , esta unida ,  a    nunca olvidar a nuestros enfermos , y a cuidar  mejor a los parientes de la tercera edad. 

Los miles de turistas que vienen  a  nuestros país a diario, agradecen, subrayan , resaltan: el calor humanos de nuestro pueblo, el amable sentido de cordialidad.

De allí la importancia de recibirles con honestidad, respeto  y saberles mostrar el rostro amable, de las cosas bien hechas cada día. Hay algo en nuestras sonrisas,  que puede cambiar positivamente el país, nuestro trabajo y la industria del turismo. 

Son parte  de la construcción de una nueva Costa Rica de manera que olvidemos la agresión ,la violencia, los colerones , y propaguemos la elegancia ; los  detalles en la vida diaria, que son  para , Costa Rica su  fuerza.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.