Cooperación con Ministerio de Educación de Cuba: estamos jugando con fuego

Resulta difícil de justificar la intención de nuestro país de presentar un memorando de entendimiento sobre cooperación entre los ministerios de educación de Costa Rica y Cuba en un momento en que el desempeño del Ejecutivo está bajo el escrutinio minucioso del país entero en general, y de la Asamblea Legislativa en particular.

Dos días antes del discurso de rendición de cuentas del presidente Alvarado, el ministro de Educación Edgar Mora y su homólogo cubano Danilo Sánchez divulgan la firma de este memorando, escogiendo un momento en que el resultado esperado no podía ser otro más que encrispar los ánimos de la población.

¿Qué ganamos con anunciar esta cooperación entre ambos países justo en este momento? ¿Qué rédito político le podría sacar la administración Alvarado de provocar fuertes reacciones en contra a solo dos días de rendirle cuentas al país sobre su primer año de labores? Era de esperar que los diputados que adversan al gobierno PAC usaran este hecho como municiónpara atacar la deslucida labor del primer año de gobierno. Al menos 46 diputados han criticado la rendición de cuentas del presidente y algunos de ellos manifestaron su desacuerdo con este memorando de entendimiento.

Pero separándonos del momento político, preocupa que el balance de este convenio sea negativo para nuestro país. ¿Qué es lo que realmente puede ofrecer el sistema educativo cubano para beneficio de Costa Rica? Recordemos que Costa Rica posee índices de desempeño que lo colocan entre los mejores de Latinoamérica en cobertura de enseñanza primaria, alfabetización, niveles de conclusión de educación general básica y una educación superior que ostenta el primer lugar en la región centroamericana y del Caribe. Nuestro país se coloca entre los tres mejores de Latinoamérica en varios indicadores de desempeño, junto a Chile y Uruguay. 

Sin menospreciar la nación caribeña, está claro que las deficiencias que tiene nuestro sistema educativo no mejorarán cooperando con Cuba: los problemas como los de infraestructura educativa, o de porcentajes de deserción no disminuirán con estudios en conjunto, intercambio de maestros, simposios, o capacitaciones. 

Entonces ¿por qué es conveniente para Costa Rica cooperar con Cuba? Esta nación, con un estado dictatorial y de tradición antidemocrática, con un controversial récord de desempeño en materia de derechos humanos, con una economía deprimida y con un índice de pobreza del 90% tiene una gran capacidad de exportar profesionales al resto de Latinoamérica: ´¿es eso lo que significará este acuerdo de cooperación para Costa Rica? ¿Tendrá Costa Rica que recibir a maestros cubanos para honrar su parte del convenio?

El convenio en educación nos colocaría en la misma posición que otros países de la nueva izquierda latinoamericana como Nicaragua, Ecuador y Venezuela, todos ellos con convenios similares al que se quiere llegar con Costa Rica. La inteligencia cubana, de larga trayectoria en actividades de vigilancia, podría utilizar este acuerdo para instalar un pequeño grupo de avanzada, monitorear y asesorar a los grupos de izquierda presentes en el país y fortalecer su posición en la región.

El memorando de entendimiento en Educación, como parte de un acuerdo general de cooperación ya firmado en el 2010 entre ambas naciones desenmascara una vez más la política exterior actual de Costa Rica, turbia y vacilante en sus relaciones con Nicaragua, Venezuela y Cuba, actitud que podría confundir a nuestros aliados regionales sobre la posición del país con respecto a los países de la nueva izquierda latinoamericana.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.