CONARE 13 de setiembre

La educación universitaria pública es un motor para la movilidad social y el desarrollo socioeconómico de Costa Rica. 

Más del 63 por ciento de los graduados de las universidades estatales son de primera generación, es decir, son hijos de padres que no poseen un título universitario y que son dentro de sus familias, quienes por primera vez asisten a una universidad.

Esta población de estudiantes es muy importante para las universidades públicas, donde se les brinda una oportunidad de estudio y la posibilidad de culminar una carrera, con la obtención de un título, permitiendo al estudiante y su familia mejorar sus condiciones de vida.

Las becas, servicios especializados, tutorías, residencias universitarias, son algunos ejemplos que ofrecen las universidades estatales para la permanencia y conclusión de los estudios de este grupo de estudiantes.

De los graduados de primera generación en las universidades estatales, más del 85 por ciento proviene de colegios públicos.

Entre los cantones con mayor porcentaje de graduados de primera generación destacan Nandayure, Orotina, Matina, Alvarado, Tarrazú, Valverde Vega, Montes de Oro, Golfito y Turrúbares.

Es significativo, que si bien, ninguno de los padres tuvo una experiencia universitaria, incentiven en sus hijos a continuar con los estudios universitarios, promoviendo en ellos, el interés por asistir a las universidades.

Ofrecer igualdad de oportunidades y contribuir a la superación por medio de la educación superior es parte del aporte de las universidades públicas al desarrollo socioeconómico del país.

Consejo Nacional de Rectores, Somos U Públicas, Atendemos los retos del país

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.