Una campaña política de altura

Panorama Digital
Panorama Digital
Una campaña política de altura
/

Los costarricenses esperábamos una campaña política de altura, de cara a la segunda ronda, enfocada en argumentos y no en los ataques personales. Al pueblo no le interesa las alusiones a la vida privada de los candidatos. Estas no son temas que midan el carácter moral de las personas; tal como, los gestores de este tipo de campaña sucia lo quieren hacer ver, sino que distraen a la población de lo que realmente importa, que es sacar a Costa Rica adelante. Este tiempo es una oportunidad para que los aspirantes a la presidencia presenten sus ideas sobre el rumbo que le darán a Costa Rica, durante los próximos cuatro años, para convertirnos en un país próspero. Esto es lo que realmente le importa al pueblo.

El morbo y el chismorreo han sido parte la vida del ser humano y se han aplicado en la politiquería sucia que tiene al país.  Sin embargo no aportan valor agregado, por esto no hay que incluirlos en las campañas políticas, en especial cuando se necesita unión, trabajo en equipo y para nada separación de los diferentes grupos de la sociedad.

La chota, la burla y las serruchadas de piso, no son la manera mediante la cual los costarricenses queremos que se haga política, ni debería ser la razón para definir  el voto el próximo domingo tres de abril. Necesitamos propuestas país, empezando por aquellas relacionadas con la crisis nacional y hasta mundial que al parecer se avecina, por los sucesos recientes en Ucrania.

El creciente gasto público y endeudamiento en nuestro país; así como, el aumento desmedido del petróleo y del gas natural, la crisis con las líneas de suministros, deberían ser abordados por los dos candidatos presidenciales.

Necesitamos también de políticos que busquen proteger la propiedad intelectual, para que las personas se animen a inventar, a crear, a innovar. Necesitamos políticos que reduzcan el gasto público, los abusos y la corrupción de forma creativa y pragmática.

Con tanto que proponer, poco o nada de espacio debería haber para el morbo, porque este no es un tiempo de chismes, sino de una campaña política de proposiciones para que el país salga adelante. Necesitamos pensadores críticos en el gobierno, personas que tengan amplio conocimiento en el arte de gobernar.

Los debates entre los candidatos deben ser de ideas y no de ataques personales, hasta el momento, ambos candidatos han hablado de realizar una campaña de altura, pero no se puede negar, que en las redes sociales esta lamentablemente brilla por su ausencia.

El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra; quizás quienes promueven ese tipo de campaña sucia sean moralmente iguales o peores que a quienes critican. Pongámonos serios y enfoquémonos en los argumentos, no en los ataques personales.