Semana Santa y el compromiso de todo cristiano

Panorama Digital
Panorama Digital
Semana Santa y el compromiso de todo cristiano
/

Para los cristianos este tiempo es conocido como la Semana Mayor, ignoro la razón de tal denominación pero haciendo mi propio ejercicio, diría que es porque nos recuerda el mayor acto de Amor, que Jesús realizó, hace más de 2.000 años, de entregar voluntariamente su vida, para aquellos que creamos en Él, tengamos vida eterna.

La Biblia en primera a los Corintios capítulo 13, del versícolo 4 al 7, nos define el amor como: “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”.

No obstante todo lo anterior, desafortunadamente, para algunos auto declarados creyentes esa definición del amor pareciera ser solo letra muerta y la Semana Santa, representar únicamente un tiempo de ocio pues siguen con sus vidas sin prestar mayor atención a sus debilidades personales y a las necesidades del prójimo, ni a tener presente el compromiso de todo creyente de hacer su aporte directo, por pequeño que este sea para mejorar como individuo y a la sociedad que la que vive.

Estamos ciertamente viviendo tiempos muy difíciles caracterizados por una grave crisis económica y humana; muchas empresas cerraron o vieron reducidas sus actividades comerciales, por la contracción de la demanda interna, presente desde el 2019 y agravada con la pandemia del Covid-19 desde marzo  del 2020. Esto llevó a que muchos hogares vieran desaparecer parte o la totalidad de sus ingresos.

Por otro lado, los valores y principios cristianos otrora pilar de nuestra sociedad, están en constante ataque por nuevas tendencias, fundamentadas en propuestas ajenas a nuestra idiosincrasia y a la forma de vida que heredamos de nuestros abuelos y padres.

Semana Santa debería ser un tiempo de auto análisis y de reflexión sobre cómo estamos viviendo, para ubicar las áreas en las que tenemos grandes falencias personales, y así conscientes de ellas, hagamos nuestro mejor y sincero esfuerzo por erradicarlas y que su lugar sea llenado por nuevas actitudes, a partir de las cuales podamos ser mejores personas y coadyuvar para que otras personas también lo sean; además poner nuestro granito de arena para mejorar a Costa Rica además para nadie viva indignamente en nuestro país. Que Dios nos ayude a lograrlo.

¡Felices pascuas de resurrección!

Los comentarios están cerrados.