¡Qué viva Costa Rica!

Panorama Digital
Panorama Digital
¡Qué viva Costa Rica!
/

La celebración de independencia es el momento en que año con año los costarricenses nos unimos para festejar la existencia de una nación única e independiente. Esta fiesta es, por tanto, por y para Costa Rica, y por y para todos los costarricenses. Es un día en el que avivamos nuestro compromiso cívico como ciudadanos, dentro y fuera de nuestras fronteras.

Definitivamente el término patria posee mucha carga de emotividad ya que la patria es el lugar en el que, por una razón histórica, cultural, política, religiosa o ideológica les genera un afecto y un vínculo a los individuos que la conforman, sean estos nacidos o no en ella.

Ahora bien, pese a ese sentimiento de amor por la patria, pareciera que este concepto muchas veces se ha quedado en simbólicas definiciones y las personas se limitan, de manera muy conformista e individualista, a vivir en su Patria y disfrutar sus beneficios, sin verdaderamente honrarla.

Por ejemplo, ¿acaso nos cuestionamos constantemente qué significa realmente para nosotros la Patria y qué hemos aportado para dignificarla?, ¿qué implica el ser costarricenses y si verdaderamente estamos orgullosos de serlo?, aún más, ¿estamos orgullosos de lo que nosotros le hemos aportado a Costa Rica?… O simplemente somos de quienes se limitan a criticar sin dar su aporte en la construcción de una mejor Patria.

Por ello, si verdaderamente queremos honrar a Costa Rica, deberíamos pensar que Patria es hacer de nuestros trabajos, del estudio o de nuestros deberes, una fuente de compromiso por hacerlos de manera excelente. Honrar la patria es criticar menos, juzgar menos y quejarse menos, para realmente actuar de manera propositiva y contribuir, de esta manera, al desarrollo de Costa Rica.

Honrar la patria es que cada ciudadano contribuya al bien social, participar solidariamente en la vida política y comunitaria y no esperar a que todo lo resuelvan otros. Se trata no solamente de sentirnos parte de una Patria sino de esmerarnos en que ella se sienta orgullosa de tenernos como sus hijos porque solamente podemos sentirnos orgullosos de decir que Costa Rica progresa en libertad y democracia cuando seamos partícipes activos de los constantes procesos de engrandecimiento de nuestra Patria.

Precisamente Costa Rica requiere de ese compromiso, de ese patriotismo por parte de todos nosotros para que, a través de nuestra forma en la que nos conducimos diariamente y de las contribuciones positivas que hagamos a nuestra comunidad y a la sociedad en general, pongamos siempre en alto el nombre de nuestro país. Por ello, por respeto y amor a nuestra Patria, comprometámonos a celebrar nuestra independencia, pero no solo cada setiembre, sino todo el año. ¡Que viva Costa Rica!