¿Qué es la institucionalidad de un país?

Panorama Digital
Panorama Digital
¿Qué es la institucionalidad de un país?
/

Costa Rica ha destacado a nivel internacional por tener una institucionalidad fuerte, es lo que nos ha permitido no haber sucumbido ante los embates de los intereses internacionales de las grandes potencias y, más recientemente, de las grandes civilizaciones. Sin embargo, pocas personas entienden qué es la institucionalidad y por qué es tan importante para mantener la democracia y la paz.

El autor estadounidense Francis Fukuyama ha indicado que uno de los milagros de la política moderna es que se han creado ordenamientos políticos, que son a la vez fuertes y capaces, pero al mismo tiempo restringidos para que se actúe solo dentro de los parámetros establecidos por la ley y las escogencias democráticas.

De ahí surge la importancia de las instituciones, la cual, según el actor recién citado, son los patrones de conducta persistentes que han sido creados en respuesta a las necesidades de un momento histórico particular.

Existen tres grupos críticos de instituciones que todo Estado moderno debe tener. El primero es el Estado como tal, el cual posee el monopolio de la coerción legítima y ejerce el poder sobre un determinado territorio, reflejado principalmente en el Poder Ejecutivo.

El segundo grupo de instituciones lo compone el Estado de Derecho, que son aquellas normas las cuales vinculan a todos, incluyendo a los actores políticos más poderosos dentro de una sociedad, que se encuentra principalmente reflejado en el Poder Judicial.

El tercer grupo lo componen los procedimientos que promueven la responsabilidad democrática y cuyo mecanismo central es el parlamento, es decir, el Poder Legislativo.

Estos tres grupos se ven reflejados en los Tres Poderes de la República de un país de corte republicano, por lo que, todos son cruciales para una convivencia social pacífica en sociedad en un país civilizado. Un Poder no puede usurpar las funciones del otro ni viceversa. Por lo tanto, es fundamental que en las escuelas, colegios y universidades se vuelva a enseñar cívica y la importancia de las instituciones, para que nuestros educandos entiendan y puedan vincularse a la vida política dentro de un Estado moderno, pero no lanzando improperios en redes sociales, ni promoviendo el odio ni la chota, sino aportando ideas para mejorar la institucionalidad del país.

Costa Rica ha gozado por años de una institucionalidad fuerte, porque las personas que mayoritariamente han servido en la función pública, sea que fueren remunerados o no, en su mayoría buscaron trabajar por el país y aunque los gobiernos del PAC intentaron destruir nuestra institucionalidad, la cual a pesar de estar golpeada, aún sigue en pie.

Hoy más que nunca debemos tener clara la importancia de las instituciones costarricenses para que preservemos el concepto de Estado-nación, el Estado de Derecho y que sepamos ser vigilantes de quienes hoy desempeñan cargos públicos y toman decisiones país que terminarán afectándonos a todos, en el corto, mediano y largo plazo.