Para un costarricense y un socialcristiano, es un honor hacer justicia histórica para nuestro Gran Reformador

Panorama Digital
Para un costarricense y un socialcristiano, es un honor hacer justicia histórica para nuestro Gran Reformador
/

La aprobación en segundo debate del expediente 22.173 que elimina la declaración de »Traidor de la Patria» a nuestro Gran Reformador, el Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia, viene a enmendar una injusticia histórica que toca fibras sensibles de todos los costarricenses.

Se cerró  una profunda herida que nos recuerda una época donde familias, vecinos y compatriotas se dividieron e incluso se enemistaron. Historias abundan de sufrimiento en nuestro país cuando los costarricenses se alzaron en armas unos contra otros.

La declaratoria del Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia como ‘’Traidor de la Patria’’ fue vista, en ese momento histórico, como injusta para muchos y adecuada para otros; sin embargo hoy sabemos que los grandes líderes de la época fueron los grandes visionarios que construyeron un país mejor.

Cuando nuestro Gran Reformador fue declarado Benemérito de la Patria en 1974, para muchos fue un momento de reivindicación del nombre del líder nacional quien fuese el mayor responsable de la construcción del Estado social que nos caracteriza.

Sin embargo, reconocemos que la eliminación del título de Traidor de la Patria es necesaria para saldar esa deuda histórica del Ex Presidente Calderón Guardia. Quienes nacimos después de ese gran enfrentamiento entre aquellos afines al Doctor y aquellos afines a don Pepe, debemos ser pioneros en valorar en ambos líderes la visión con la que contribuyeron al Estado Social de Derecho que ha prevalecido en Costa Rica. Hay que respetar el legado de ambos y no profundizar en revivir divisiones impropias de nuestra época.

Sirva esto para volver a encontrarnos como país, para sanar divisiones entre sectores y para grandes reformas que vuelvan a unirnos como compatriotas.

Doctor Calderón Guardia, votamos con gozo para honrar su memoria, para celebrar su legado, para limpiar de una vez por todas su honorable nombre y para agradecerle por tanto que usted hizo por nuestra Patria.

Como verdadero Socialcristiano, no me cambio por nadie, al votar afirmativamente para hacerle justicia al nombre y legado del Gran Reformador Social de Costa Rica.

Aquel que con su visión fundó  la Caja Costarricense del Seguro Social, la Universidad de Costa Rica, la promulgación el Código de Trabajo,  del de Educación y del Sanitario, apoyó la creación de muchos Colegios Profesionales costarricenses,  la construcción de muchas infraestructuras públicas, tal como,  el Muelle del estero de Puntarenas, la construcción de la planta eléctrica de Liberia, propició la construcción del Estadio Nacional en La Sabana, carreteras, edificios para albergar escuelas e instituciones públicas,  así como, tantas obras más.

Los comentarios están cerrados.