Pandemia y contaminación

Panorama Digital
Pandemia y contaminación
Loading
/

 Según datos de ONU medio ambiente, cerca del 75% del plástico generado por la COVID-19 llegará como desechos a vertederos, ríos y mares. Información que nos hace reflexionar sobre cómo nuestros hábitos en cuarentena pueden empeorar la contaminación ambiental ya existentes.

 Mascarillas, guantes desechables y otros equipos de protección individual son fundamentales para quienes luchan contra la pandemia del coronavirus, pero también son muy utilizados por el público en general y debido a que no siempre se eliminan adecuadamente, los ecologistas temen consecuencias negativas para el ambiente y la vida silvestre.

 Las circunstancias actuales nos han llevado a consumir más plástico en distintas formas, por ejemplo, a través de los implementos de bioseguridad. Un estudio reciente publicado en la revista Environmental Science and Technology estima que 129 000 millones de mascarillas y 65 000 millones de guantes se utilizan cada mes en todo el mundo.

 Además de esto, se fabrican miles de botellas para desinfectantes, alcohol y otros productos de limpieza; mientras que la alta demanda del servicio por mensajería o express ha aumentado el uso de bolsas, empaques, vasos y cubiertos no reutilizables.

 La crisis sanitaria ha empeorado la contaminación de los océanos; si no tomamos conciencia a tiempo, se estima que en 2050 habrá más plástico que peces en los mares. Datos de la WWF indican que, al año, más de 700 especies marinas son afectadas por el plástico que llega a los océanos. Miles de ballenas, tortugas marinas, peces y focas confunden los pedazos de plástico con comida y al tragarlos les causan serios daños como obstrucciones intestinales que pueden llevarlos a la muerte.

 De igual forma, las bolsas, guantes y mascarillas se enredan en las patas o picos de aves y especies acuáticas, provocándoles heridas, asfixia e impidiendo que puedan alimentarse de forma correcta. Datos de Greenpeace indican que cada año más de un millón de aves y más de 100 000 mamíferos marinos mueren como consecuencia de los plásticos que llegan al mar.

 Sumado a todo lo que la contaminación por desechos puede causar a la naturaleza, está el hecho de que se han encontrado microplásticos (pedazos de hasta 5 mm) dentro de la fauna marina que luego llega a nuestra mesa, así como en la sal, la miel y el agua de grifo. Las autoridades en el tema advierten que sus efectos en los humanos pueden incluir la alteración en el metabolismo energético, desórdenes de alimentación y cambios en la fisiología hepática.

 Según la WWF, algunas de las mejores formas de prevenir la COVID-19 no incluyen el plástico: lavar las manos con agua y jabón, cumplir con el aislamiento social, mantener la distancia de dos metros con otras personas y cubrirte al estornudar, son aspectos básicos para evitar el contagio.

 De igual forma, la WWF agrega que los guantes y mascarillas quirúrgicas no se reciclan. La OMS recomienda depositarlas en un contenedor de basura cerrado inmediatamente después de usarlas, lavarse las manos y no reutilizarlas. Lo ideal es ponerlos en doble bolsa bien cerrada y ubicarla en el contenedor de residuos domésticos. Nunca tirarlas en la calle ni al inodoro, tampoco al deposito de reciclaje o de residuos plásticos.

 En la medida de lo posible, procure no usar guantes de plástico o latex para actividades diarias, es preferible emplearlos solo en situaciones concretas como en centros de salud o al tratar con personas contagiadas. En cambio, mantener una adecuada y constante higiene de manos: con agua y jabón o con gel desinfectante con alcohol.

 Si pide comida express, asegúrese de que usen envases amigables con el ambiente o reutilizables; solo debe desinfectarlos para volverlos a usar. Asimismo, evite pedir bolsas y cubiertos de plástico. Si sale de compras lleve una mochila o un carrito para traerlas.

 Durante el aislamiento social también podemos ser responsables con el medio ambiente. Miles de especies marinas necesitan nuestra ayuda: protejamos el mar y el ambiente practicando el civismo y manteniendo hábitos responsables.

Los comentarios están cerrados.