Ofreciendo la oportunidad de pescar

Panorama Digital
Ofreciendo la oportunidad de pescar
/

Mucho se habla de la pobreza y somos testigos que, día a día, crece en forma acelerada.  Hay hambre en el mundo para muchos millones  y a quienes se les cierran las posibilidades de superación.

Así también hay en el mundo mucha riqueza.  Entre los que la poseen se sitúan en diferentes posturas para rescatar la pobreza. Unos se encierran herméticamente a una posible solución.  Tal vez les parece compleja una salida ante su magnitud.  Otros adinerados se sienten motivados y buscan organizaciones serias y responsables, para que a través de ellas, llegue una ayuda que mitigue esa dura vivencia. Hay otros, con solvencia económica que les motiva encontrar la respuesta acertada, que sea una oportunidad que llegue a los beneficiados con dignidad. Desean ofrecerles “la oportunidad de pescar” ellos mismos.

Es así, tanto para unos y para otros que gozan de riqueza, les presento una propuesta; que no es mía, sino la experiencia de una persona; que aunque no era pudiente, tenía amigos adinerados y tuvo una inspiración que resultó acertada. Una gran respuesta que se encuentra presentada en el “Libro  Almanaque Escuela para Todos del año 2011” y bajo el título “Banco de Reses”. En él se relata que un joven piloto francés, cuando viajaba a Madagascar, le impresionaba la gran pobreza que sufría gran parte del pueblo.  Por pedido de un malgache, le financió la compra de una res, sin garantía; ya que no tenía; y con el trato que con las ganancias la pagaría en 5 años.

Así nació ZOB, Banco de Cebú de Ultramar; donde muchos franceses adinerados aportan dinero para esta causa y ya hasta ofrecen crédito para criar cerdos y gallinas. Sabemos que en nuestro país, el INA, el IMAS e INDER atienden muchas necesidades pero la pobreza es desbordante.  Asimismo se podría considerar la posibilidad de ofrecerles también, una ayuda semejante a personas que han cumplido una sentencia penal y saldaron su deuda con la sociedad y tienen un sincero propósito de no volver a delinquir y a quienes en la prisión, se les ha capacitado con alguna habilidad, pero que ya libres  carecen de los medios para ejercerla. Al no encontrar trabajo…se agravan los problemas sociales.

Cuando se da una la oportunidad a la pobreza se puede crear un efecto de “eslabón” que crearía una cadena, puesto que al establecerse pueden emplear a una o más personas; esto podría considerarse intereses.

Dándoles una oportunidad en el movimiento económico con préstamos de bien social…con el tiempo la sociedad percibiría un gran alivio.

“El Rey responderá: “En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí”  Mate0 25,40.

Los comentarios están cerrados.