Manipulación política

Ofrecer a los electores lo que ellos desean, a sabiendas de que no se puede es y sigue siendo la gran herramienta de quienes buscan los votos de los electores cada cuatro años. Manipular a los electores en cada elección se ha ido trasformando en una profesión para muchos.

 En Costa Rica como en otros países han surgido expertos en la manipulación social y en las herramientas para lograr que los costarricenses reaccionen en la dirección deseada por los manipuladores. Estos distractores sociales ahora se usan intensamente y con habilidad en casi todas las grandes decisiones políticas de país.

Así temas como el estado laico, el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la adopción de niños por estos matrimonios, la pesca por arrastre, los bloqueos de carreteras, la infiltración torpe de policías en las manifestaciones, y una y mil cosas más, hasta la invocación de la Santa Virgen de los Ángeles han sido usados.

Estos han generado el provecho político de desenfocar a los costarricenses de los graves asuntos de una elección, de decisiones fiscales, del inminente empeoramiento de la crisis económica y fiscal, de la devastadora crisis cambiaria y de crédito que podría el país enfrentar.

El despedazar en medios, periódicos, televisoras y redes al presidente de UCCAEP por su diálogo con los líderes de los bloqueos, pero acto seguido y sin la publicitación del caso anterior llamar a diálogo a los bloqueadores por lo que se vilipendió al señor Jenkins, es otro maravilloso ejemplo de lo que hablamos. Atizar el odio contra los empresarios para luego hacer lo que ellos habían hecho es un magistral capotazo. Dos o tres pájaros de un tiro.

¿Hemos acaso llegado a apreciar la diferencia entre el distractor social y el objetivo verdadero? No, claro que no. Los costarricenses arremetemos contra los distractores y nos olvidamos del problema fiscal, de la inacción gubernamental, de las medidas de las que discrepamos, del gasto público. ¿Hemos observado el fenómeno o herramienta utilizada? Sí, claro. Pero seguimos cayendo una y otra vez en la trampa de distraernos de lo trascendental para enfocarnos en lo accesorio.

Quienes han perfeccionado estas herramientas, quienes ofrecen y ofrecen y distraen a los costarricenses del huracán que se cierne sobre nosotros habrán de usarlo electoralmente en unos meses en vísperas de la elección de febrero de 2022.

En las elecciones buscarán echar mano de cuanto ayude a desviar la atención y distraer a los costarricenses para evitar que los electores castiguen los enfoques de gobierno con los que muchos están en desacuerdo. Ya están comenzando a ensayar con algunos chivos expiatorios.

Todavía es tiempo para madurar y reflexionar y no irnos de pollo.

Los comentarios están cerrados.