Los valores y la democracia

Panorama Digital
Panorama Digital
Los valores y la democracia
/

“Una auténtica democracia no es sólo el resultado de un respeto formal de las reglas, sino que es el fruto de la aceptación convencida de los valores que inspiran los procedimientos democráticos: la dignidad de toda persona humana, el respeto de los derechos del hombre, la asunción del «bien común» como fin y criterio regulador de la vida política. Si no existe un consenso general sobre estos valores, se pierde el significado de la democracia y se compromete su estabilidad”.

De esta manera, el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, en su número 407, nos invita a participar y ser parte activa del proceso de elecciones que ya vive nuestro país, primeramente, con la elección de los candidatos a la Presidencia para el periodo 2022-2026.

El ser humano debe estar en el centro de este proceso. Mi invitación a que, quienes postulan su nombre, lo hagan con el fin de llevar desarrollo integral y progreso a nuestro país. Mi invitación a los partidos políticos para que asuman esta grave responsabilidad, concretando sus propuestas en miras a enaltecer el bien común y los valores de una nación que está próxima a cumplir 200 años de vida independiente.

Del mismo modo, hago eco de la exhortación que hicimos los obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica a los electores, para que puedan participar de estos procesos y “conocer más sobre la situación del país y la política electoral, de tal forma que puedan informarse sobre aquellos que se postulan, sus equipos de trabajo y sus proyectos”.

El ejercicio democrático es una responsabilidad de todos. Asumirlo con seriedad y libertad es un deber con nosotros mismos y con nuestro país.

Ante la vergonzosa desigualdad, pobreza y desempleo que afrontamos como nación, así como la necesaria reactivación económica que se requiere, el mejoramiento del sistema educativo, solo por citar algunos aspectos, se hace necesario y urgente que asumamos con conciencia nuestra participación.

Costa Rica merece transparencia, seriedad, política de altura, acciones concretas en el camino de buscar calidad de vida para todos, que nadie en la sociedad quede excluido. Requerimos hechos más que palabras en quienes ostentan el poder y en quienes lo tendrán en los próximos años. Estamos en meses decisivos ante la crisis sanitaria que ha desnudado o incrementando muchas de las problemáticas que ya vivíamos.

Una vez más, hago un llamado a los medios de comunicación a que puedan contribuir de manera noble en el ejercicio informativo, que sea libre y veraz, en este proceso democrático, como contribución a una sociedad que clama y urge de mejores condiciones de vida.

Los comentarios están cerrados.