Las «Islas de Energía» de Dinamarca

Panorama Digital
Panorama Digital
Las "Islas de Energía" de Dinamarca
/

Una de las razones por las que Rusia puede doblar brazos en Europa es por ser una potencia en la producción de gas natural, una de las fuentes de energía más usadas en el viejo continente.

Esta es una de las razones por las que los países europeos tratan con cuidado los ataques rusos a Ucrania, aunque no han ocultado su desaprobación total a lo que se considera una guerra entre David y Goliath.

Pero volviendo el tema del gas, resulta que los daneses no han querido cruzarse de brazos y decidieron meterle el acelerador al proyecto más ambicioso que se ha trazado este país en toda su historia.

Se les ha llamada “Islas de Energía” y se trata de unas megaconstrucciones formadas por conjuntos de turbinas eólicas que se colocarán en una especie de islas artificiales y que, según el plan, permitirán a Dinamarca generar mucha más energía que la que producen otros parques eólicos en el mundo.

El plan de las islas de energía estaba previsto estar terminado para el año 2030, pero con los desplantes rusos, se tomó la decisión de acelerarlo.

Y es que, según los cálculos, en el mar negro, donde operarían las “islas de energía” hay potencial para cubrir las necesidades energéticas de millones de hogares europeos.

De acuerdo con el plan, la primera parte del proyecto consiste en el establecimiento de una isla artificial en el mar del Norte que servirá como centro para parques eólicos marinos que suministren 3 Giga Watts de energía, con un potencial de expansión a largo plazo de 10 Gigas. Y si tiene dudas le aclaramos, 3 giga watts es un montón de energía y 10 un montononón.

La idea danesa ha generado aplausos de propios y extraños, pero, como siempre hay un pero.

Como indicamos, este es el proyecto más grande de la historia de Dinamarca, hablamos de 34 mil millones de dólares, ese monto a muchos los ha puesto a dudar de la viabilidad del proyecto.

Nosotros sobre energía no sabemos mucho, pero la idea danesa parece muy buena, quien sabe si en Costa Rica se podría replicar, en proporciones más modestas.

¿Será que mejor esperamos a ver cómo le va a Dinamarca con sus “islas de energía”? Vamos a estar muy atentos.