La vacunación: un derecho histórico en Costa Rica

Panorama Digital
La vacunación: un derecho histórico en Costa Rica
Loading
/

La importancia que se suscita con la vacunación en todos los países alrededor del mundo no se discute, es un derecho fundamental que cada ciudadano merece, más en tiempos de pandemia, tan graves como los que estamos viviendo con el COVID-19, con altos índices de mortalidad que ya superan más de 3.5 millones de personas en todo el mundo, según lo expresa la Organización Mundial de la Salud.

La efectividad de la vacunación en las sociedades ha sido muy evidente en el contexto histórico de los últimos 220 años, desde que el médico inglés Edward Jenner, desarrolló la primera vacuna en 1796 contra la viruela, que arrasaba y mataba a más de cuatrocientas mil personas en Europa, principalmente niños; pero no respetaba a nadie, como el Rey de Francia Luis XV, y muchos como George Washington, el primer presidente de Estados Unidos, a quien  le dejó cicatrices indelebles en su cara y piel.

En Costa Rica en 1805, siendo aún territorio de la Capitanía General de Guatemala, el médico Manuel del Sol está ligado directamente a la primera vacunación para combatir la viruela en nuestro territorio, donde contábamos con una población de apenas 52.000 personas, y siendo la viruela un viejo mal, que nos acechó desde los albores de la Conquista y que acabó con comunidades indígenas enteras, descritas en registros desde 1650 en Orosi.

Al inicio del siglo XIX debido a las altas tasas de mortalidad, el Gobernador de Costa Rica: Tomás de Acosta, solicitó ayuda directa a la Audiencia de Guatemala y es enviado el doctor Manuel del Sol, para ser el encargado del primer programa de vacunación en Costa Rica para combatir la viruela, y es donde se envían las primeras vacunas al Gobernador Acosta desde León, Nicaragua.

El 18 de enero de 1805, se dan las primeras instrucciones del uso y aplicación de la vacuna contra la viruela, bajo normas estrictas, la obligatoriedad de la aplicación, haciendo de su claro conocimiento el beneficio de la misma y convocando a los vecinos para la administración de la vacuna, siendo en la ciudad de Cartago esta primera campaña, con buenos resultados en la prevención del contagio.

Las inmunizaciones han permitido beneficios incuestionables, en el ahorro del costo de los tratamientos de muchas enfermedades y a la vez, reduciendo muchos padecimientos infecciosos altamente transmisibles, siendo sin duda, la vacunación uno de los mayores avances de la salud pública a nivel mundial.

En tiempos de Pandemia por Covid-19 tan dolorosos para todos, y no solo para los médicos y sus equipos de salud tan importantes, es determinante reflexionar y concientizar   a cada individuo, la obligación de que se le administre una oportuna vacuna y acelerar de la mejor forma el Programa Nacional de Vacunación para la pandemia actual, que va a ser la forma de disminuir la transmisibilidad de este virus, y aliviar el sufrimiento de la ciudadanía.

Los comentarios están cerrados.