La poesía somos todos

Panorama Digital
Panorama Digital
La poesía somos todos
/

El pasado 21 de marzo, se celebró el Día Mundial de la Poesía, adoptado así por la UNESCO durante su Trigésima Conferencia General en París en 1999, con el objetivo de apoyar la diversidad lingüística, a través de la expresión poética; además de ser una ocasión ideal para honrar a los poetas, revivir tradiciones orales de recitales de poesía, promover la lectura, la escritura y la enseñanza de la poesía, fomentar la convergencia entre la poesía y otras artes como el teatro, la danza, la música y la pintura y, también, aumentar la visibilidad de la poesía en los medios de comunicación.

Si bien esa fecha constituye un valioso pretexto para valorar esa poesía que brota como manantial en todas las culturas y en todos los continentes, pero que muchas veces no se le valora como corresponde, lo importante es ver en la poesía una cotidiana arma para despertar conciencia y tratar de hacer de este mundo un lugar más habitable; un poderoso catalizador de diálogo, esperanza y paz.

Recordemos que la poesía es todo lo que nos rodea, somos usted y yo, todos a plenitud. La poesía puede ser un medio que nos sirva siempre de catarsis, de aprendizaje; nos garantiza un desplazamiento constante, la posibilidad de transfiguración y el movimiento eterno de los sentidos, de las emociones, la mente, en fin, del universo.

La poesía puede constituirse en nuestras existencias en un nutriente mecanismo de pensar y sentir la vida; puede ser, sin lugar a dudas, una manera contundente de lograr una simbiosis con este mundo. La poesía es, como la vida, definitivamente una aventura, una manera de vivir diferente.

Cada poema refleja vida, en todas sus dimensiones…, realidades e irrealidades… Transmite la magia del juego creativo de la inspiración y el conocimiento, pero más allá de la parte estética, también puede reflejar una crítica, una denuncia o una propuesta social.

Definitivamente la poesía puede llevarnos del sentimiento a la reflexión y viceversa. Por eso, en el caso tanto del escritor como del lector, debemos permitir que quien hable sea el poema para lograr una conexión entre el mundo interno y el social.

Ahora bien, también la poesía necesita de reales políticas de Estado, que se encarguen de difundirla y promocionarla; hay que invertir en iniciativas dinámicas para formar lectores, difundir libros y autores y crear redes de festivales, ferias y mesas de debates de manera constante.

Por eso aprovechemos cada 21 de marzo para honrar la poesía, y continuar haciéndolo, ya que como dijera el filósofo y escritor indio, Rabindranath Tagore, “la poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos”.